FÚTBOL

El Málaga afrontará en Ipurua su enésimo reto fuera de la Costa del Sol

...
FÚTBOL

Keko pasó por el micrófono de Vicente Ortega y su programa T4 antes de visitar Ipu...

FÚTBOL

El Marbella FC recibe este domingo a las 12:00 horas al Lorca FC, uno de los equipos que lideran...

POLIDEPORTIVO

Este fin de semana vuelve la competición liguera de la División de Honor Feme...

Estás en la sección de Opinión de CÉSAR SUÁREZ

CÉSAR SUÁREZ

SIMEONE, UNA VERGÜENZA PARA EL FÚTBOL

Habrá cambiado la historia del Atlético de Madrid y quedarán por ello sus años como entrenador colchonero reflejados en las páginas de oro del club. Habrá logrado cambiar el calificativo de Pupas por el de Glorioso y por ello Simeone será considerado casi un Dios para la parroquia rojiblanca.

 

Pero aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Porque el Cholo también pasará a la historia como todo lo contrario a un ejemplo de deportista. El Simeone jugador, sin demasiada calidad en sus botas, fue un futbolista canchero, como dicen en Argentina, o marrullero y guarro como vulgarmente se califica su estilo en España. Si preguntamos a los aficionados neutrales qué acción de Simeone se recuerda más cuando estaba en activo seguro que gana, y con diferencia, el terrible pisotón a Julen Guerrero, quien todavía tiene las cicatrices de las botas del mediocampista argentino en su pierna derecha.

 

Una cosa es ir al límite del reglamento, como hace ir a sus jugadores ahora que dirige desde el banquillo, y otra es abusar del mismo, burlarse de él y, por extensión, de los rivales y del propio deporte que lo ha encumbrado a la gloria. No vale ganar de cualquier manera, no. Y menos para un supuesto club grande al que ha dejado por los suelos, ensuciando su imagen. 

 

Ante el Málaga, el Cholo volvió a mostrar su faceta más antideportiva. En un saque de banda en el que los malaguistas pillaron a contrapié a su defensa, no dudó un instante en ordenar a un recogepelotas que tirase un balón para detener la jugada. Es obvio, y no ofrece ninguna duda que, primero, el técnico hizo el gesto al chaval; y segundo, que era algo ya planeado con antelación, puede que con todos los recogepelotas, porque la reacción al mandato fue instantánea.

 

Lo peor es que Simeone nos toma a todos por tontos. Y encima se descojona en nuestras narices. No hace falta reírse a carcajadas. Eso seguro que lo deja para la intimidad. Pero negar la evidencia tras el partido y responsabilizar al niño de haber tomado la iniciativa de semejante acto es una falta de respeto al Málaga que no se soluciona con tres partidos de sanción y una multa de 30.000 euros. Con perdón, eso se lo pasa por el forro. A la vista está ante la vergonzosa ausencia de disculpas.


Así que Diego Pablo Simeone podrá ser un Top 5 mundial de entrenadores. Ahora, como deportista es un Top Basura que merece el mismo respeto que él tuvo con su rival de ayer y con su deporte, es decir, ninguno. De vergüenza.

 






¡Comparte esta Noticia!

Compartir en Facebook     
NUEVO COMENTARIO









*Todos los campos son obligatorios*
Merchán en Directo revisará los comentarios antes de ser publicados, además se reserva el derecho de publicar o no los comentarios enviados.
Merchán en Directo no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios.


OTROS USUARIOS HAN COMENTADO...

       Aún no se ha comentado esta noticia.


ENCUESTA

¿QUIÉN TE PARECE EL MEJOR FICHAJE INVERNAL?

PATROCINADORES

FORD ES GARUM MOTOR


KONI MAZDA


ACOSOL


CAMINITO DEL REY


CODERE, LA APUESTA VERDE


LIMSAMA


APADRINA UN ÁNGEL


LOS MELLIZOS MARISQUEANDO




SÍGUENOS EN REDES

PATROCINADORES

GROSS DENTISTAS


ECOEMBES