EL CB MÁLAGA DICE ADIÓS AL TOP 8

0
10
Lojeski machaca al CB Málaga

@CesarRadioMARCA | Fue bonito mientras duró. Recordó viejos tiempos, no hace demasiados años, cuando el CB Málaga luchaba por títulos. Pero esta temporada va a ser que, a pesar de la evidente mejoría con Joan Plaza en el banquillo, tampoco será la que los malagueños puedan regresar a la sala VIP de la Euroliga. Aún quedan dos jornadas por delante, pero es prácticamente utópico pensar en ganar los dos próximos partidos y que Olympiakos pierda ambos. Por no contar con el Fenerbahce, que aún tiene que jugar su encuentro de esta duodécima jornada.

 

 

 

Se sabía de la dificultad del envite ante los atenienses. Y más sin Caner Medley, ni Vidal ni Hettsheimer. Y con otros jugadores básicos, como Granger, tocados. También llegaban con bajas importantes los griegos, sin Printezis ni Perperoglu. Pero la diferencia entre ambas escuadras es el fondo de armario. Mientras Plaza tiene que mirar al equipo filial para encontrar apoyo en la rotación, Olympiakos ficha a uno de los mejores de la ACB, Shermadini, que ya sabe lo que es destrozar a los malagueños.

 

 

Pero en esta ocasión no hizo falta el ex del CAI. El bicampeón de Europa lo es, entre otras muchas virtudes, porque tiene a Spanoulis. Y el base nunca falla. Parece que no está pero las enchufa todas. Parece que ha perdido rapidez pero deja siempre al rival como el Correcaminos al coyote. Si además cuenta con el apoyo de algún compañero, échense a temblar.

 

 

Y eso fue lo que pasó. Entre la torrija inicial en el primer y tercer cuartos, y con los puntos de Spanoulis (20) y Lojeski (18), ya no hubo nada que hacer. Le añadimos, por cierto, todo lo contrario a un arbitraje casero y nos sale que, en realidad, los de Plaza nunca tuvieron posibilidad alguna, ya no de ganar sino de acercarse en el marcador.

 

Sólo Urtasun y Stimac tuvieron un poco de acierto. El resto, tan irregulares como últimamente. Lo de Toolson, raza blanca tirador, habrá que hacérselo mirar. Tres triples intentados, a cada cual peor, y tres errados. También lo de las rotaciones. Una cosa es no quemar a Sabonis y otra estrujar al máximo a Suárez. A ver cómo llega el de Aranjuez al próximo encuentro…

 

 

Sea como fuere, se tenían que dar varias circunstancias a la vez para que el CB Málaga ganara a un Olympiakos que venía con hambre… y no se dieron. Ni los griegos hicieron un mal partido ni los locales realizaron el mejor de la temporada. Al final, 63-80. Mientras hay vida hay esperanza… pero muy débil es.