El Unicaja se complica la Copa ante un Tenerife líder (79-86)

Exhibición tinerfeña en la segunda parte a pesar del esfuerzo de Alberto Díaz

0
39
Unicaja Tenerife

Es un martillo pilón este Iberostar, líder invicto de la acb. Le da igual ir 10 puntos por debajo durante la mitad del partido. Acelera con Huertas, tiraniza a los rivales con Doornekamp y los machaca con Shermadini. Y así, con una segunda mitad excepcional, acabaron con un Unicaja que aguantó dos cuartos y sólo se sostuvo gracias al ejemplar Alberto Díaz. Insuficiente para superar a los de Vidorreta, que han hecho del Carpena su particular feudo en sus tres últimas visitas. El Tenerife se llevó finalmente el triunfo ante Unicaja por 79-86.

Y sin embargo, desde el salto inicial se vio un Unicaja con una marcha más de lo habitual. En ataque, fluidez para encontrar el mejor tiro. Y en defensa, muchísima intensidad, muchas manos de Guerrero y Thompson para incomodar lo máximo a un Shermadini que se desesperaba por momentos. Del 5-0 a un 16-6 que se convirtió en el punto de inflexión para el Iberostar. Despertó el georgiano, pero especialmente Doornekamp para comandar en cuatro minutos un 0-13 y entrar con ventaja (16-19) en la recta final de un cuarto que acabó igualado por un lanzamiento exterior de Wacynzski.

Casimiro tenía una bronca pendiente para los suyos. La desconexión no era permisible. Había que volver al plan de juego y sus jugadores, con Abromaitis a la cabeza, lo ejecutaron a la perfección con un 10-0 que les devolvió la máxima ventaja. Huertas, sin embargo, no estaba por la labor de que se rompiera el choque. La ayuda de Shermadini y Doornekamp les metió de nuevo en el encuentro para poner las tablas (37-37) a 1’47” para el descanso. No fue casualidad el bajón defensivo con Díaz, único base disponible en los cajistas, cogiendo aire en el banquillo. Tras su regreso a cancha, el marcador volvió a favorecer a los locales hasta irse a vestuarios 44-40. En parte también porque sólo cinco jugadores del Iberostar aportaron puntos por nueve de los malagueños. 

Esa dinámica siguió vestida de verde en el inicio del tercer acto. Thompson tiró fuerte para abrir hueco. Pero, salvo Alberto Díaz, ninguno de sus compañeros siguió su ritmo. Eso lo aprovecharon los de Vidorreta para voltear el duelo. Con Shermadini imponiéndose bajo aros y con Marcelinho repartiendo juego -10 asistencias-, sellaron su aro, recortaron distancias y saborearon la remontada con un 7-22 que les hizo entrar a los últimos diez minutos 59-64. 

Y lejos de amainar la tempestad para los malagueños, la brecha se fue haciendo más grande (61-75). Y aunque hubo ramalazo de orgullo en el Unicaja, el triunfo (79-86) no lo dejó escapar un Iberostar Tenerife que lidera invicto con seis victorias la liga ACB y que complica las opciones coperas a los de Luis Casimiro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here