¡Andalucía al poder! El Córdoba cumple en El Arcángel y asciende junto al Málaga a Segunda División

4
66

Rafael Fernández //

El Córdoba CF ya es de Segunda División. Con casi 21.500 espectadores en las gradas, un doblete de Alberto Toril, para levantar el tanto inicial de Héctor Fort para un Barcelona Atlètic competitivo, pero de más a menos.

La escuadra de Rafa Márquez, muy decidida desde el inicio, avisó ya al primer minuto, en una ocasión clara de Moha que salvó Carlos Marín jugándose el tipo. Tras un par de avisos más de Pau Víctor y Héctor Fort, el mismo lateral diestro, en una colada a la espalda de Calderón, colocó el 0-1 con un tiro cruzado muy certero.

La hinchada del Córdoba trató de levantar a su equipo, desordenado y perdido en el campo. Un tiro de Isma Ruiz fuera y un par de acciones de estrategia fueron lo poco reseñable antes de una pausa de hidratación que Iván Ania empleó como tiempo muerto. Poco después, un gran centro de Calderón desde la izquierda lo cabeceó Alberto Toril de manera magnífica al fondo de las mallas.

El filial sintió el gol y, tras un parón por un par de sustos en forma de atenciones médicas en la grada, tuvo que centrarse en contener a un Córdoba crecido, más ajustado en la presión y con más ideas en ataque. De hecho, en el minuto 42 pudo haber llegado el 2-1, en un tiro desde del área del goleador Toril fuera por poco. La primera parte se fue hasta el minuto 56, pero, salvo un golpetazo de Mika Faye contra la grada y un tiro alto de Kuki Zalazar, poco más ocurrió.

El Córdoba aprovecha el desacierto culé

La salida tras el descanso poco tuvo que ver con la inicial. Seguro y controlando el juego, el Córdoba persiguió el gol hasta que lo encontró. Perdonó Diarra una increíble por el punto de penalti, avisó Carracedo con un voleón alto y, en el 56, Alberto Toril, con una soberbia vaselina, premió la fe de Diarra en la presión y castigó la mala salida desde atrás blaugrana.

Los estrategas entonces movieron piezas. Álex Sala por Kuki Zalazar para igualar con tres en la medular en el Córdoba, Dani Rodríguez por Marc Guiu para centrar a Pau Víctor por parte de Rafa Márquez. A quince del final, Simo entró por Carracedo y Casas por Alberto Toril para refrescar.

El Barça Atlètic lo intentó de todas las maneras, con cambios ofensivos, y metió al Córdoba en su área, pero Lapeña y Matías, imperiales, sacaron todos los balones habidos y por haber. El sueño de Plata ya es realidad.

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí