«Vamos a La Rosaleda, que es campo internacional»

1
1398
Merchán Radio Marca
AJ Merchán durante un programa de Radio Marca

¡No va más!. Como en el Casino Torrequebrada cuando el crupier hace girar la bolita en la ruleta para luego al pararse la misma decir aquello de: “17, impar, negro”. Pues en ésas estamos los malaguistas para afrontar la recta final de la temporada en La Rosaleda e incluso en los encuentros que restan fuera de casa.

Tiempo habrá, y no les quepa ninguna duda de que servidor lo recordará cada día, en cuanto finalice este campeonato liguero, para depurar responsabilidades, que las hay y muchas en determinadas áreas del club. Sin embargo, muy por encima de los culpables y los desaciertos está el Málaga CF. Como institución, como club, por lo que representa y lo que supone sentimentalmente para miles de malaguistas.

Cuando hablamos del club de la capital de la Costa del Sol lo hacemos del mayor referente deportivo a nivel colectivo que tiene Málaga y su provincia. Ningún otro club o evento reúne tal cantidad de personas alrededor del mismo ni tampoco existe ningún evento que sirva de mayor promoción y proyección a la ciudad malagueña y su provincia que la entidad de Martiricos.

En efecto y, por desgracia, de unos años a esta parte para protagonizar más malas noticias que buenas pero pese a ello acaparando la atención de una importante mayoría de personas de la ciudad o que nos visitan. Abdullah Bin Nasser Al-Thani es culpable directo de muchas de esas noticias como lo es también, que inmenso crédito tirado a la basura, de poner al malaguismo en el mapa internacional futbolístico que nunca tuvo.

Si la ciudad de Málaga y su provincia tuviesen que pagar la repercusión publicitaria de la Champions League que disputó el conjunto blanquiazul, y el consiguiente retorno por inversión y turista llegado a la Costa del Sol, gracias a la imagen que ofrecieron al continente europeo Pellegrini y sus futbolistas, no habría habido dinero para ello.

Ríanse del retorno de FITUR, la WORLD TRAVEL MARKET, la SOLHEIM CUP, o cualquier otro evento similar. Sencillamente es incomparable. La agridulce noche de Dortmund dejó a la EUROPA futbolística a los pies de la ciudad de los verdiales y a miles de europeos queriendo conocer nuestra Málaga y nuestro club.

Por lo tanto, no puede haber lugar ni a la duda, ni a la excusa, ni a la dejadez fácil, ni a ninguna otra cosa que no sea volcarnos con el altavoz más grande e importante que tiene nuestra ciudad y la provincia, máxime si se tiene en cuenta que nuestra mayor y más importante industria es el turismo.

Los malaguistas, y quienes no lo sean pero amen el fútbol o a nuestra ciudad, tienen dos últimas citas ineludibles en el estadio de La Rosaleda para hacer todo lo posible desde la grada con la única intención de evitar el descenso de categoría del club.

Hay que llevar en volandas a los futbolistas sea como sea y durante los noventa minutos y el añadido de cada envite. Nos gustarán más o nos gustarán menos, pero son estos futbolistas y éste entrenador, Pablo Adrián Guede, quienes tienen que sacarnos del grave problema en el que la entidad costasoleña vuelve a verse inmersa una vez más en su historia.

No solo jugamos todos por la permanencia en Segunda, sino también por la viabilidad del club como entidad deportiva y como referencia incuestionable de la capital de la Costa del Sol y la provincia.

El Málaga CF, SAD representa mucho más, infinitamente más que un mero club de fútbol y en un futuro debería ser la referencia más significativa y ejemplar que tuviésemos en el ámbito deportivo y de cantera malagueña. Hagamos posible entre todos que ése momento pueda llegar y para ello no queda otra que llenar La Rosaleda las dos jornadas que restan en casa esta temporada.

Olvidemos cabreos, enfados, malas atenciones del club a los abonados, etc, hemos de centrarnos en lo importante ahora: “mantener la categoría”.

«¡VAMOS A LA ROSALEDA, QUE ES CAMPO INTERNACIONAL”, como entona la grada cuando canta una de las estrofas del himno malaguista. ¡Coraje y corazón!, y todo unido en la coctelera futbolística de la afición empujada desde la Grada de Animación por todos aquellos grupos y aficionados que la componen.

¡Memoria, Compromiso y Fe!, sobre todo esto último.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here