El Unicaja arrolla a Casademont Zaragoza en su mejor partido del curso

0
225

Gran noche de baloncesto la que se vivió en el Carpena con un Unicaja que abusó del Casademont Zaragoza en el mejor partido de los cajistas en lo que va de curso (112-72). El partido coral de los de Katsikaris, con Axel Bouteille y Jaime Fernández como los más valorados del cuadro malagueño, sirvió para que los malagueños firmasen su primer triunfo de 2022 a costa de un rival que solo aguantó el primer cuarto. El Unicaja deja atrás su mala racha y sigue soñando con poder alcanzar un pasaporte para la Copa del Rey de Granada

El choque arrancó con una atronadora ovación del público del Carpena a Adam Waczynski. El alero polaco tuvo que marcharse por la puerta de atrás en verano y el partido fue un homenaje perfecto para él. Pese al parcial de cero a seis inicial a favor de los maños, el primer cuarto entre el Unicaja y el Casademont Zaragoza estuvo realmente igualado. Mobley y Bone pusieron por delante a los visitantes, pero un buen Norris Cole, acompañado por Micheal Eric, devolvió la igualdad rápidamente al electrónico. Ambos equipos intercambiaban tramos de buen baloncesto con otros de fallos en cadena. 

El Unicaja falló más de la cuenta y Cook aprovechó para hacer daño desde el juego exterior. El rebote era la clave del partido y Unicaja empezco a basar en ese apartado del juego su reacción. Brizuela y Jaime Fernández volvieron a enganchar a los suyos en el partido con dos acciones de calidad y dejaron la cuenta en 19-20 para los de Jaume Ponsernau al final de los primeros diez minutos de partido.

El segundo acto fue para el Unicaja. Nzosa, Brizuela y Abromaitis fueron superiores a sus pares y el choque lo notó bastante. El norteamericano, que ha dejado de ser jugador extracomunitario este mismo martes, fue clave para que los de Katsikaris abrieran la lata después de cuatro minutos de nuevo de mucha igualdad. El acierto de tiros de dos de los cajistas fue clave para distanciar a los dos equipos en el marcador. El parcial de Unicaja de 13-3 en los últimos tres minutos del segundo cuarto, dirigido por un gran Daría Brizuela, hacía presagiar un partido placido para el conjunto de Los Guindos, que rara vez se marcha con una renta similar al descanso. (48-35)

El Unicaja salió dispuesto a sentenciar el partido tras el tiempo de asueto. Un nuevo parcial de nueve a cero, con triples de Barreiro y Bouteille incluidos, dejó muy atrás a los zaragozanos y puso los casi veinte puntos de ventaja para el equipo malagueño. Esto provocó el tiempo muerto de Casademont Zaragoza y una pequeña reacción del equipo de Ponsernau liderada por Radoncic. Abromaitis seguía penalizando cada fallo defensivo del Casademont Zaragoza y a la fiesta también se sumaba Nzosa para volver a disparar a los del Carpena. El parcial era escandaloso para los de Katsikaris (35-9) que seguían ampliando la renta cada vez que se acercaban al aro rival. El cuarto llegó al final con un alley-oop de Nzosa que levantó al público de su asiento en el probablemente mejor partido del curso del prometedor canterano. 74-50, al final del tercer cuarto.

Lejos de frenar la sangría, Unicaja hizo pupa a Casademont Zaragoza en el último cuarto. El equipo de Los Guindos siguió apretando el gatillo una y otra vez hasta borrar del mapa al Casademont Zaragoza en una de las palizas más históricas que ha vivido la afición cajista en el Carpena. Bouteille, Jaime Fernández, Barreiro, Eric… todos se sumaron a la fiesta en una auténtica exhibición de tiros por parte de un Unicaja que hizo 38 puntos en el tramo final del partido. Bone fue el único que aguantó el tipo en el cuadro maño en un marcador que dejó 40 puntos de distancia entre ambos equipos, 112-72.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here