El Unicaja por fin cambia una tendencia

En el Fontes do Sar salió cara en un final de partido igualado, todo lo contrario que la temporada pasada, donde los verdes salieron siempre malparados

0
175
Carter y Osetkowski, durante un entrenamiento / UNICAJABFOTOPRESS

El Unicaja vive una semana tranquila después del subidón de ganar en el Fontes do Sar. De forma casi agónica y donde los detalles cayeron del lado malagueño, el triunfo supone un cambio de tendencia. Tantos partidos que se escaparon la temporada pasada en los últimos segundos, cruelmente varios de ellos, por fin los verdes tuvieron esa fortuna que también es necesaria en este tipo de escenario. No es casualidad. La importancia de las dinámicas. El llegar a un final parejo era derrota casi segura. Esta vez el Unicaja mostró esa sangre fría para ganar un partido dificilísimo ante los de Moncho Fernández.

La canasta de Kramer con el Gran Canaria (79-80) supuso un punto de inflexión en la temporada 21/22, y a la vez arrastrar una mochila cada vez más pesada. La derrota dantesca en Prometey (70-69) provocada por una falta incomprensible de Carlos Suárez a pocos segundos del final; el tiro de McFadden en la cara de Alberto Díaz para dar el triunfo al UCAM Murcia en el Palacio, o Joe Thomasson dejando a los malagueños fuera de la BCL (89-91). También en la retina aquella penetración de Brizuela frente al Baskonia con todo de cara (72-73). Son varios ejemplos del desgraciado balance del Unicaja a la hora de la verdad. El día de la marmota constante.

Esta temporada se escapó el Real Madrid vivo del Carpena. Los blancos requirieron una canasta imposible de Llull, pero no evitó el reconocimiento de la grada a su equipo. Es otra de las conclusiones en el primer cuarto de temporada: lo difícil que es ganar a este Unicaja. El Obradoiro lo tuvo muy cerca, pero en dos minutos de errores y desconexiones de los gallegos permitieron a los de Ibon Navarro remontar en el último cuarto. Eso sí, casi tirado el trabajo por la borda con malos ataques en los últimos segundos. Pero el azar sonrió.

Los malagueños ya preparan la visita a La Fonteta de este domingo; una de las citas señaladas del calendario en Los Guindos. El equipo necesita un examen de este nivel para comprobar si ha habido mejora. Mas allá del resultado que saque el Unicaja en Valencia, lo importante es el cómo se compita. Innegociable. Es una semana ilusionante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here