El Unicaja reescribe su historia europea con triunfo (62-79)

0
100
El Unicaja reescribe su historia europea con triunfo (62-79)
El Unicaja reescribe su historia europea con triunfo (62-79)

El equipo malagueño cumplió en un pista complicada y supo sufrir para doblegar a un combativo Nizhny Novgorov. Los de Fotis Katsikaris superior sufrir y terminaron aplastando a los rusos por 62-79.  

Día histórico para el Unicaja. Llega la primera victoria en la Basketball Champions League. Este miércoles 6 de octubre pasará a los anales del club malagueño por sumar en el casillero el primer triunfo en la nueva competición continental escogida por el club de Los Guindos. 

El primer cuarto permitió ver a un combativo equipo ruso mientras el Unicaja quería despegar y romper el choque a las primeras de cambio. Un buen ciclón ofensivo con Jaime Fernández llevando la batuta del ataque. El Unicaja quería volar y correr, pero ese guion era erróneo. Más tarde se vería que tocaba picar en la mina. Lo mejor del cuarto fue el regreso de Carlos Suárez que ‘debuta’ esta temporada con el Unicaja. A falta de 2:43, salió el gran capitán. Momento especial para el equipo malagueño al ver de nuevo al de Aranjuez en la pista. Astapkovich seguía a lo suyo y con 8 puntos mantenía en partido a los los rusos (14-19). 

El segundo cuarto arrancaba con Jaime Fernández tirando del equipo de Los Guindos en el plano ofensivo. Tras anotar cinco puntos consecutivos, asistía a Barreiro que anotaba en la pintura. Eran los mejores momentos de los malagueños que ponían una velocidad extra y lograban su máxima renta del marcador (25-38). 

El Unicaja reescribe su historia europea con triunfo
El Unicaja reescribe su historia europea con triunfo

Los rusos pedían tiempo muerto para cortar la sangría de los malagueños. Sirvió y mucho porque el Unicaja entró en barrena. Se hizo de noche con una imagen gris e imprecisa. Pérdida de control, falta de intensidad defensiva y sin capacidad ofensiva. 

El aro era minúsculo y tampoco encontraba soluciones ofensivas en el banquillo. Nizhny recortaba distancias tras un tremendo parcial de (12-2) y obligaba a los de Fotis Katsikaris a pedir tiempo muerto a 1:28. Intercambio de canastas y final de cuarto con ventaja momentánea para los malagueños (37-40). 

El regreso de vestuarios permitió ver un Unicaja más serio y controlador. Es cierto que el Nizhny quería volver a colocar el partido en un ritmo más alocado, pero los de Unicaja no cayeron en la trampa. Llegó el momento del rey de la pintura. Micheal Eric. Buena respuesta del pívot que empezaba a estirar la renta de los malagueños y que a su vez tapaba con su capacidad de intimidación cualquier acercamiento de los rusos. (42-48). 

A partir de ahí, carrusel de fallos y el Unicaja se quedó tocado. Un parcial de de los rusos volvían a complicar el encuentro a los malagueños. No lograban romper la goma y el Unicaja tampoco veía aro. Los errores de los locales permitían a los de Fotis seguir liderando en el marcador, pero con una ventaja cada vez más minúscula. (49-52). 

El último cuarto fue el mejor de los cajistas. Ahí certificaron y firmaron la victoria en el parqué. Querían evitar el sufrimiento a toda costa y así fue pese a los arreones de los rusos. A falta de 6:20 Jaime Fernández dejaba ya medio partido en Málaga. El escolta anotaba un triple que colocaba con ocho arriba a los de Fotis Katsikaris. 52-60. Una renta holgada para administrar con control y buena lectura de juego. Así lo llevó a cabo el Unicaja. 

El Nizhny estaba contra las cuerdas y no querían entregar la cuchara, pero el equipo malagueño no iba a dejar escapar el partido. Buenos minutos defensivos. Abromaitis robó un balón leyendo la línea de pase de los rusos y permitió el mate de Rubén Guerrero (55-66). Astapkovich, el mejor de los locales, le puso algo de mordiente al partido con una buena acción y tiro libre posterior (62-69). A partir de ahí, un tramo final de partido con buenas defensas de los malagueños, malas decisiones en ataque de los locales y un Unicaja que olió sangre para agrandar su renta con un Jaime Fernández que se fue hasta los 21 puntos. 

No hubo tiempo para más. El Unicaja jugó con control y con el cronómetro para guardar en el zurrón el primer triunfo de su historia en la Basketball Champions League.  Pese a la odisea y el largo viaje a tierras rusas que ha durado casi dos días, los de Fotis Katsikaris escriben con buen letra la primera página de su nueva etapa en Europa. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here