Unicaja aplasta al Tenerife (70-83): ya sólo quedan seis finales

Los triples y las pocas pérdidas, claves para el triunfo de los de Luis Casimiro ante el Iberostar Tenerife

0
120
Adams Unicaja aplasta a Tenerife
Adams señala el camino que el Unicaja ha de seguir para ganar, no sólo al Tenerife, sino la liga ACB || ACBPhoto || J.M.Casares

El Unicaja aplasta al Tenerife y comienza con buen pie y buena mano su camino hacia el título de la liga ACB. Los de Casimiro, con un excelente porcentaje en triples, no parecían haber estado parados tres meses. Con los puntos del MVP Wacyznski (17), las asistencias de Mekel (9) y la intimidación de Elegar, el triunfo ha sido incontestable. 

El gran acierto en el triple, con un 80%, llevó en volandas al Unicaja durante la primera fase del encuentro. Mientras a los malagueños les entraba todo, los de Vidorreta sólo acertaron un tiro lejano en su última acción ofensiva. “Calma”, les pedía el técnico isleño a sus pupilos, “ya fallarán”. Y, efectivamente, tras un tiempo muerte, el teleobjetivo empezó a empañarse y el aro a empequeñecerse para los verdes. Shermadini se hizo más grande ante Rubén Guerrero. Y así, de un un 0-10 de parcial (4-15), al 15-20 con el que se cerraron los primeros diez minutos. 

Pero aunque inauguró la puntuación del segundo cuarto Lundberg, los cajistas se repusieron. Bajo la dirección de Alberto Díaz y con los puntos de Brizuela, dieron un nuevo estirón (19-27) a 7’32” para el descanso. Una distancia que se fue manteniendo a pesar de que Salin y Gielo por fin se estrenaron desde el 6,75. Claro que el Unicaja se mantenía en un 63% de acierto desde ahí. Esto, las 0 pérdidas, y una mejor defensa a Shermadini, les llevó 15 arriba (25-41) a 2’03” con un nuevo tiro lejano, este de Simonovic

Con 32-43 se reanudó el encuentro tras el descanso. Y lo hizo con ritmo. Huertas, apoyándose en los bloqueos, siempre encontraba buenas opciones para él mismo y para White. Al Unicaja le costaba un poco más atacar la zona 2-3, pero Thompson se las apañó para que la distancia no disminuyera en exceso. Al ecuador del cuarto, y tras triple de Wacynski, los de Casimiro dominaban 41-53. 

De ahí, sin embargo, caída en picado. La zona seguía atragantándose y el Tenerife acercándose. A un minuto, un peligroso 52-57 que se quedó en 54-62 tras la bandeja sobre la bocina de Mekel.

Para acabar con las dudas, la salida del Unicaja aplasta al Tenerife en el último cuarto fue brutal. 2-12 de parcial en cuatro minutos (56-74) con un Elegar sorprendentemente destacado. La victoria quedó sentenciada y las mentes se pusieron a pensar ya en el partido del viernes ante el Barcelona con el triunfo por 70-83 en el bolsillo. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here