«Todo por decidir»

1
85

La primera de las cuatro finales que separan al Málaga de volver a Segunda división, ya se ha solventado no sin que produjera a lo largo de los 90 minutos, todo tipo de sensaciones. Un altibajo constante por las variaciones en el resultado, porque fue un auténtico bajón que al equipo entrenado por Sergio Pellicer le hicieran un gol como el que abrió el marcador, fruto del desajuste defensivo. Después llegó la relajación cuando Genaro estableció el empate, previo al subidón que representaba que Roberto adelantara al equipo tras transformar el penalti que el mismo provocó al más puro estilo de lo que es su juego. Y, finalmente, el jarro de agua fría para los malaguistas cuando en el minuto 93, los celestes lograban el empate defensivo. Imperdonable que el equipo de jugadores inexpertos lograse aprovechar la fase de partido donde el que iba ganando no fue capaz pese a tener más veteranos, de imponer su ley y hacer valer la máxima futbolística del “que no pase nada en los minutos finales”, o el “que no se juegue”, pero pasó, se jugó y llegó el empate.

El partido de Balaídos ya es historia. Les invito al optimismo porque es como el malaguismo en masa debe acudir el sábado a La Rosaleda. Sabiendo que hubiera sido mejor la victoria, por supuesto, y tratando de superar el cabreo por el empate postrero, el marcador es el que es y la afición malaguista será la encargada de meter el primer gol del partido de vuelta para decidir la eliminatoria. Más que nunca, el aficionado malaguista va a tener un papel trascendental el próximo sábado generando la atmósfera propicia, esa que debe llevar en volandas al Málaga y meter la presión a un equipo plagado de juventud y al que le deben temblar las piernas por la presión. Está claro que los aficionados no van a meter los goles, pero la olla a presión en la que se debe convertir el templo de Martiricos va a tener mucho que ver con el desenlace de esta eliminatoria. Un dato, en el campo de Balaídos había más de 5.000 personas de las que mil eran malaguistas pese a que entre Vigo y Málaga haya 900 kilómetros de distancia, y con su apoyo seguro que hicieron que los jugadores no bajaran los brazos pese a los errores. No debo dejar pasar la oportunidad para reseñar que los futbolistas y toda la expedición del Málaga CF, sintieron que toda una ciudad está detrás de ellos cuando al llegar al aeropuerto de la Costa del Sol para emprender el viaje a Galicia, recibieron un recibimiento propio de las grandes citas. Me consta que los propios jugadores se sorprendieron y emocionaron por lo que se vivió el viernes en las instalaciones del aeródromo malagueño. Por todos estos detalles, apuesto por el factor que supondrá La Rosaleda y que, bien gestionado, será determinante en el partido de vuelta de esta semifinal por el ascenso.

Fíjense que no he hablado prácticamente del partido porque no aportaría nada nuevo. Vimos al Málaga al que estamos acostumbrados, con errores groseros en defensa que no siempre puede enmendar el ‘Santo’ Alfonso Herrero en la portería, un centro del campo desaparecido por momentos y sin ideas, cierta luz con las penetraciones de Larrubia por banda, y la constante briega del ‘llanero solitario’ Roberto.

Para terminar, un par de detalles que quisiera resaltar. Viendo el encuentro sobre la alfombra del estadio ‘olívico’ (un emblemático olivo sirve para dar esta denominación a la ciudad viguesa) me vino a la memoria la imagen del patatal del Álvarez Claro en aquella infame jornada contra el Melilla, para llegar al convencimiento que quien no jugase al fútbol en Balaídos, es porque no sabe. Otro detalle, aunque la realización enviada por la Televisión Gallega y rebotada por Canal Sur, no fue para tirar cohetes, también se me vino a la cabeza lo que los malaguistas hemos tenido que aguantar con las infames emisiones de FEFTV. Eso sí, no hay nada mejor que ajustar el tiempo de la imagen televisiva con la narración de radio Marca Málaga.

PD: A la misma hora en la que jugaba el Málaga, el Unicaja en la cancha del UCAM Murcia y en una situación crítica, volvía a dar una demostración del espíritu que hace más grande a este equipo.

José Manuel Velasco

Redactor Onda Cero Málaga

1 COMENTARIO

  1. Querido y apreciado D. Velasco, usted con una frase ha resumido lo que es el Málaga hoy en día, con una frase, simple y sencilla resume el trabajo de Juarros, Kike, Pellicer y la plantilla.

    «quien no jugase al fútbol en Balaídos, es porque no sabe»

    Pues poco mas que añadir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí