lunes, febrero 24, 2020

LA VÍA DE LOS PATROCINADORES

@JuanjeFernandez || Pocas medidas con respecto al plan de viabilidad se han visto en Martiricos desde la llegada de Richard Shaheen como absoluta mano derecha de Al-Thani en La Rosaleda. Quitar algunos eventos de Navidad, retirar el servicio de café de las oficinas o intentar ahorrar con la tinta de las impresoras son algunas de las más sonadas y, por desgracia para el Málaga, de las menos efectivas. Intentar utilizar el dinero del Ayuntamiento para la Academia o poner a los mejores jugadores de la cantera en el escaparate, reduciendo el presupuesto por otro lado, son otras de las opciones que no han llegado a buen puerto.

 

El club no ha conseguido apalabrar la venta de ningún jugador hasta la fecha. Por un lado, es un alivio que los valores con más futuro del club no sean malvendidos pero por otro, el dinero tiene que entrar sí o sí, y LaLiga no está dispuesta a mirar hacia otro lado pese a que mantiene la mano izquierda tendida para tratar la crisis blanquiazul. A día de hoy, sigue siendo Keidi Bare el futbolista mejor colocado para salir en un mercado de invierno donde se sigue más atento a las salidas que a las llegadas pese a las peticiones de Víctor Sánchez del Amo.

 

Otra de las medidas que han activado en el Málaga es la de los patrocinadores. No es suficiente, pero puede ser un trampantojo de cara las maltrechas cuentas del club. La mayoría de los acuerdos publicitarios anunciados por el cuadro de Martiricos en este último mes y medio son renovaciones de acuerdos ya existentes o nuevos acuerdos de pequeñas cantidades. La idea es buena y puede tener su calado para LaLiga, que se agarrará a cualquier indicio que vea con tal de no vivir otro caso Reus en LaLiga SmartBank.