Cuando el talento llama al talento…

Paulino y Kevin protagonizaron la mayoría de jugadas ofensivas del encuentro frente al Girona

0
880
Kevin y Paulino contra el Girona

El Málaga CF ha confirmado que puede luchar contra todo y contra todos. En la victoria del club blanquiazul frente al Girona, la carta de presentación opositando a todo fue clara. Todo un gigante como el conjunto dirigido por Míchel fue sometido, y dos jugadores brillaron por encima de los demás. Cuando el talento llama al talento, Kevin y Paulino aparecen en escena.

No era un choque normal. En frente se encontraba un rival llamado a pelear por todo a lo largo de la temporada. Un Girona que, a pesar de no contar en su convocatoria con su máximo artífice -Stuani-, fue carne de cañón para los de José Alberto. Dos jugadores como Kevin y Paulino, que están demostrando su gran asociación, tomaron La Rosaleda como su patio de juego.

Por parte del malagueño, el ascenso que está protagonizando es estratosférico. Ya desde la primera jornada y su debut como titular mostraba que tenía algo distinto. No obstante, a cada encuentro que pasa, se le nota más suelto. El desparpajo natural que le caracteriza vuelve loco a cualquiera. Pataditas y toquecitos en área rival, y sombreros cerca de su propia portería para sacar el balón. Su colofón fue la enorme asistencia para Paulino en el primer tanto del encuentro.

En el caso del santanderino, el de ayer fue el encuentro de su confirmación. Llegaba a Málaga con la etiqueta de ser un gran generador de juego y máximo regateador en la categoría, pero no se le notaba cómodo. Anoche sus fantasmas desaparecieron. Fruto de esa asociación con Kevin surgió la magia.

Al ex del Logroñés se le notaba con otro aire. Atrevido, regateando y levantando a la grada, y ofreciéndose en todo momento. Esta vez apareció más por dentro, en lugar de apurar tanto la banda, y aquí se nota la mano de José Alberto. Con Roberto cayendo a bandas, tuvo más protagonismo de enganche, y con el balón en los pies, pocos hay como él. Toda esa chispa se complementó con su trabajo superlativo. Las luchó todas. Hubo un balón estrellado al palo con su pierna menos hábil. Tras ello, su primer gol surge de la magia, y su segundo tanto del esfuerzo.

Cuando el talento llama al talento, Kevin y Paulino salen a escena. La asociación entre ambos jugadores puede dar muchos éxitos al club, y José Alberto lo sabe. Queda un mensaje para el resto de equipos de Segunda: tiemblen ante este dúo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here