El futuro deportivo pasa por ‘La Cueva’

Manolo Gaspar, director deportivo del Málaga, se ha pasado por su despacho en La Rosaleda

0
155
tope salarial Málaga
Foto: MCF

Mientras los jugadores intentan no perder la forma física confinados, como la mayoría de ciudadanos, en sus casas, la dirección deportiva del club, liderada por Manolo Gaspar, continúa estrechando el cerco sobre sus objetivos de cara a la próxima temporada desde ‘La Cueva‘, su despacho en La Rosaleda.

Lejos de soñar con la quimera del ascenso y aún mirando de reojo a la zona baja, la realidad que se plantean desde el Málaga va en una sola dirección: austeridad. Es la que marca el presente y el futuro cuando hay que conseguir un ahorro en el gasto de plantilla y amortizaciones de fichajes de 15 millones de euros.

Y ahí entra en escena no sólo el administrador judicial, sino el director deportivo, Manolo Gaspar. El paleño, junto a sus inseparables Capote y Viberti, continúa viendo vídeos y más vídeos sobre determinados jugadores, en su mayoría de Segunda B. Pero incluso ahí hay que descartar futbolistas interesantes por su salario, inasumible para el Málaga.

La cuestión es cómo conseguir que los miembros de la actual plantilla con contrato en vigor renuncien a sus emolumentos si no hay clubes interesados en sus servicios. Mucha mano derecha deberá tener Manolo para lidiar con ese espinoso asunto. Y, por supuesto, una vez conseguidas las salidas, fichar a coste cero y por el salario mínimo.

TAREAS PENDIENTES

Una de las prioridades es la de renovar a Luis Muñoz. El malagueño deja de ser sub23 y deberá ser inscrito como profesional, si bien su sueldo es superior al mínimo, por lo que LaLiga, en teoría, no dejará que se le haga ficha, como ocurrió con Mula e Iván Rodríguez. En la misma situación está Keidi Bare, aunque el albanés sí tiene contrato. Pero igualmente no podría ser inscrito en las actuales circunstancias.

Después de aclarar lo que pasará con los cedidos y el resto de los que finalizan su vinculación, llegará el turno de los acuerdos, traspasos o incluso rescisiones, siempre que estas sean a coste cero para el club.

Y además, mientras todo eso ocurre, se tendrán que cerrar las incorporaciones de esos jugadores buenos, bonitos y baratos, con salario mínimo, que en Segunda es de 80.000 euros brutos anuales. Todo ello, desde La Cueva con Manolo Gaspar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí