El Málaga FC se fundó en 1903 y no en 1904

0
988
Málaga FC

AUTOR: Salvador Valverde Gálvez

Fundación y primeros partidos a principios de 1903

Los inicios futbolísticos no fueron fáciles en Málaga. El juego se tardó en asimilar en la población de principios del siglo XX, sobre todo por falta de tradición. Aun así aparecieron conocedores entusiastas que, convencidos de las posibilidades que ofrecía, intentaron calar a la ciudadanía este novedoso deporte a partir de 1903. Su afición creció exponencialmente pocos años después, más por impulsos que por continuidad. Más de 40 equipos se crearon desde entonces hasta que el sentimiento futbolístico en la ciudad se unificó en 1933 con la creación del Club Deportivo Malacitano por la fusión del Málaga Sport Club y del Fútbol Club Malagueño.

Pero el equipo que tiene el honor de inaugurar el balompié en Málaga de forma oficial desde 1903 es el Málaga Foot-ball Club. Los primeros encuentros, entre sus componentes, se disputaron en la Plaza de Toros de La Malagueta, tal como lo afirma la noticia enviada por Rittwagen, corresponsal en Málaga, para el número del 8 de abril de 1903 de la revista El Cardo: “En esta bella capital andaluza se ha constituido recientemente una Sociedad deportiva, titulada Málaga Foot-ball Club, cuyo solo nombre indica su fin. La mayoría de los días se organizan, durante las mañanas y tardes, grandes partidos, en los que toman parte la mayoría de los socios, y, á falta de frontón ú otro lugar adecuado, los partidos se celebran en la Plaza de Toros. Se estudia el modo de construir un frontón en lugar no lejano de la capital para ese fin. Los partidos no merecen, á la verdad, reseña más detallada, pues la mayoría de los jóvenes principian ahora á jugar, si bien aseguramos que algunos llegarán á ser jugadores muy notables. Los socios aumentan con los días; hasta hace poco formaban parte de la sociedad los distinguidos jóvenes Eduardo España, Enrique García de Toledo, Casimiro Franquelo, Eugenio Rosillo, Federico Cañas, José Cámara, Félix Pérez Mantaut, Ernesto ó Rittwagen, Jorge y Eduardo Guille, Ernesto Castro, Ramón Pérez, Leonardo y Manuel Campuzano, Francisco Gaffarena (error de transcripción, su apellido real era Caffarena), César y José Burgos, Feliciano de las Heras, Carlos Sureda, Ramón y Antonio Soriano, Jaime y Enrique Herrera, Manuel Serrano, Eulogio Vives y José Bresca. El Presidente de la Sociedad es D. Antonio Carbón, y el Vicepresidente D. Antonio Vives. Nos congratulamos que el higiénico juego del Foot-ball haya logrado ser implantado en la importante población de Málaga”.

Cronistas deportivos históricos de Málaga como Fernando González Mart en su obra Fases históricas del C. D. Málaga, han referido que las reuniones para la fundación del Málaga Foot-ball Club se realizaron en el centro cultural del Liceo, donde Antonio López, conocido cariñosamente como “Míster López”, “fue uno de los más destacados introductores del fútbol en Málaga”. Lo curioso es que el nombre Antonio López no aparece en el listado de socios en la noticia anteriormente expuesta. Fernando González Mart en su citada obra afirma que la práctica de este deporte en La Malagueta “… provocó, como era consiguiente, censuras y protestas en el sector taurino…”. Pero pocos “estadios” en el inicio del balompié malagueño serían tan significativos por su simbolismo como una plaza de toros, donde se asimila la entrada al terreno de juego de los futbolistas con el paseíllo de los toreros; donde se corean ¡olés! cuando se realiza una serie de pases vistosos con el balón al igual que cuando un diestro hace una serie de pases con la muleta a un cornúpeto; donde se sacan los pañuelos cuando se anota un gran gol al igual que cuando se piden orejas después de una gran faena; y donde se alzan a hombros a futbolistas y entrenadores después de conseguir títulos, ascensos y otros logros como cuando un matador sale por la puerta grande, etc.

Página donde aparece la noticia de la sociedad del Málaga Foot-ball Club en la Revista El Cardo del 8 de abril de 1903. (BNE)

El partido “mediático” del 3 de abril de 1904

Como se ha leído en el epígrafe anterior, ya se disputaban partidos de fútbol en Málaga un año antes del 3 de abril de 1904, fecha del encuentro en el que muchos han afirmado que fue el primero en la ciudad. Ese carácter de oficialidad de tal día quizá venga dado porque hasta ocupó unas líneas en la prensa malagueña, que no le daba más importancia al evento salvo su particularidad. El día señalado, Domingo de Resurrección; el terreno habilitado, la explanada de los terrenos ganados al mar delante del Hospital Noble; y las 3.000 sillas -según Fernando González Mart en Fases históricas del C. D. Málaga-, habilitadas para todos los curiosos que quisieran ver el espectáculo gratuitamente, también ayudaron para señalar esta fecha en los anales de la historia futbolística malagueña. Esta es la crónica de El Popular anunciando el encuentro en el mismo día: “Concurso de Foot-ball.-Hoy domingo se verificará en el relleno del Parque, frente al Hospital Noble el anunciado match de Foot-ball. Serán jueces de línea, D. Francisco Caffarena, D. Enrique Herrera y Referee don Francisco Vives. El partido A. capitaneado por don Leonardo Campuzano se compone de los forwards don José Bueno, don Federico Cañas, don Salvador Arias y don J. Rodríguez, half-beacks don Emilio Andersen, don Antonio Sánchez y don J. Bresca, beacks don M. Campuzano, y don J. Bernard, y goal-keeper don R. Gross. El partido B, lo manda don Antonio López, y lo componen los forwards D. Carlos Wissmann, don Eduardo España, don J. Cámara, y don Matías Arias, half-beacks don Félix Pérez Montant, don Ernesto Castro y don Ernesto Rittwagen, beacks don Eugenio Rosillo y don Enrique García Toledo y goal keeper don Eduardo Guille. Las bandas de regalo de distinguidas señoritas, para el partido vencedor serán expuestas al público con anticipación. Para comodidad de los invitados se instalarán sillas cerca del campo de Juego con objeto de que presencien mejor el espectáculo. Sabemos que existe mucho entusiasmo por la fiesta y se proponen asistir numerosas familias distinguidas”.

El número de La Unión Mercantil del día siguiente del partido publicó lo siguiente: “En el relleno del Parque frente al Hospital Noble se verificó ayer tarde el anunciado match de “foo-ball”. Fueron jueces de línea los distinguidos jóvenes don Francisco Caffarena, don Enrique Herrera y don Francisco Vives, y tomaron parte en el match dos partidos, uno capitaneado por D. Leonardo Campuzano y otro por don A. López. Al espectáculo como gratuito asistió un numeroso gentío”.

La crónica más completa del partido que se ha encontrado para el presente artículo es de G. Rittwagen para la publicación madrileña Arte y Sport del 20 de abril de 1904. Incluye dos fotografías históricas del evento: “Entre dos equipos del Málaga Foot-Ball Club se organizó el primer domingo de Abril un match, disputándose dos artísticas bandas, regalo de distinguidas señoritas malagueñas para el team vencedor. El juego principió á las cinco, en el solar existente frente al cuartel de Levante y que ha de ser la prolongación del Parque que ha de hermosear esta capital. El terreno carece en absoluto de condiciones para el juego, pero al fin y al cabo no había otro mejor. El primer equipo estaba capitaneado por D. Leonardo Campuzano y compuesto de los forward D. José Bueno, D. Salvador Arias, D. Federico Cañas y D. Franki Rodríguez, los half backs José Bresca, Antonio Sánchez y Emilio Andersen, los backs Manuel Campuzano y Joseph Bernard, y actuando de goal don Ricardo Gross. El segundo equipo mandado por D. Antonio J. López, lo componían los forward D. Carlos Wissman, D. A. Taylor, don Francisco Rodríguez y D. Matías Arias, los half backs D. Félix P. Montaut, D. Ernesto Rittwagen y D. Ernesto Castro, los backs D. Tico Toledo Clemens y D. Eugenio Rosillo, actuando de goal keeper D. Eduardo Guille. Después de gran lucha hicieron ambos partidos un goal durante hora y media que duró el juego.

Momento de uno de los tres primeros partidos del Málaga Foot-ball Club en abril de 1904. Fotografía publicada en Arte y Sport el 20 de abril de 1904 (BNE)

Según Fernando González Mart en Fases históricas del C. D. Málaga: “se hicieron los preparativos con el mayor entusiasmo. Las equipaciones fueron adquiridas en Gibraltar, -eran camiseta blanca, un equipo, y a rayas, el otro con pantalones negros ambos-. No hay que decir que la “pista” era un desastre. El suelo acusaba pronunciado desnivel y las piedras abundaban de una manera extraordinaria. Para dar facilidades al público, se llevaron las tres mil sillas que de noche estaban en el paseo de la Alameda… La curiosidad y el ansia por comprobar lo que era “aquello”, hicieron que al encuentro asistieran muchas personas, entre las que descollaban damas y damitas, soldados y chiquillos, sorprendidos, primero, y admirados, después de las contrariedades de estilo de los jugadores que corrían tras una pelota sin cansarse ni “sentarse” ni un rato siquiera. Las “localidades” estaban situadas en los murallones próximos. La animación en las calles principales de la ciudad, era extraordinaria… Resultó ganador el equipo de Andersen, que obtuvo preciosas bandas bordadas regaladas por bellas señoritas”.

González Mart, que nació en 1909, seis años después del encuentro, no hace coincidir el nombre que publica del referee respecto a las crónicas expuestas de El Popular y La Unión Mercantil. Si el conocido cronista deportivo publica en su libro citado que se llamaba Eulogio Vives -muchos escritores han tomado esta referencia de este capítulo de la historia futbolística malagueña-, las noticias de la época afirman que era Francisco Vives. Igualmente cabe la posibilidad de un error de transcripción – habitual en el periodismo de la época-, pues si volvemos a la noticia de El Cardo, sí aparece el nombre de Eulogio Vives como socio de la sociedad Málaga Foot-ball Club.

10 de abril de 1904, partido de desempate

González Mart afirma que el equipo formado por Andersen fue el vencedor en el encuentro del 3 de abril, pero la crónica de Arte y Sport del 20 de abril de 1904 informó que el encuentro acabó empatado a un tanto. Como había que tener un conjunto ganador, se organizó otro partido a la semana siguiente: “Á las cinco de la tarde se efectuará el Match decisivo por empate del anterior, disputándose las bandas premio para el Team vencedor, regaladas por distinguidas señoritas de esta capital. La entrada será por invitación”. (El Popular, 10-04-1904). “En vista del empate, se decidió prorrogar el resultado del concurso al domingo siguiente, que continuó y que fué también muy reñido, haciéndose muy bonitas combinaciones; pero el primer equipo consiguió hacer dos goals contra ninguno, por lo cual los vencedores ganaron las once bandas”. (Arte y Sport, 20-04-1904).

11 de abril de 1904, partido internacional

Curiosamente, en este segundo encuentro de desempate, se gestó un partido internacional para el día siguiente contra tripulantes del yate inglés Sabrina. El match, que causó expectación, marcó un hito en la reciente historia del Malaga Foot-ball Club al vencer 3-2, aunque si nos atenemos a la crónica publicada en El Popular el 12 de abril no queda claro si fue el resultado global de dos encuentros disputados seguidos o si así acabó una vez finalizado los dos tiempos reglamentarios: “<Foot-ball>.-A consecuencia del match celebrado anteayer y como resultado de una apuesta entre los jóvenes que forman el club malagueño y los tripulantes de un yate inglés surto en nuestro puerto, verificóse ayer uno nuevo que duró desde las cinco á las siete y media de la tarde, disputándose el triunfo dos partidos, uno inglés y otro malagueño. Ganaron los malagueños por tres puntos contra dos. Concurrió un selecto público que premió con sus aplausos á los vencedores. La afición á este juego se ha desarrollado bastante en Málaga y en breve se verificarán nuevos partidos”.

Rittwagen también informó del encuentro para Arte y Sport del 20 de abril de 1904. En su crónica se intuye que el resultado 3-2 a favor de los malagueños fue al término de un único partido: “Durante la fiesta, la oficialidad del yate inglés Sabrina desafió al team vencedor, y se acordó que el lunes tuviese lugar el match entre el primer equipo y el formado por la oficialidad. Este match despertó mucho más entusiasmo por ser entre un equipo español y un inglés, y no obstante ser día laborable, el campo estuvo muy concurrido por distinguidos jóvenes y por numerosas distinguidas familias. El equipo inglés estaba formado por los oficiales ingleses del antedicho yate, y cuyos nombres sentimos no recordar. No obstante estar el español muy cansado, por haber luchado el día anterior, principió jugando muy bien, y no obstante el juego habilísimo de los ingleses, consiguió hacer tres goals. Después todos se cansaron, y los ingleses, de más resistencia que sus adversarios, se aprovecharon para hacer dos goals, y hubiesen hecho más si no es que el tiempo pasó. Pero de todos modos el triunfo del equipo español fue tan celebrado como inesperado, pues los mismos jugadores españoles juzgaban inevitablemente su derrota en juego con gentes que lo tienen como su espectáculo nacional, y que tan bien domina”.

El rotativo Las Provincias publicó el 4 de abril de 1904 que el yate Sabrina, que pesaba 900 toneladas, salió del puerto de Portsmouth en un viaje de placer del señor Balfor y su familia hacia tierras orientales. Añade que “el elegante yate va tripulado por 30 marineros”.

Partido internacional contra tripulantes del trasatlántico Xarifa y final de la primera etapa del fútbol en Málaga.

Fernando González Mart, en su obra Fases históricas del C. D. Málaga, también trata otro partido internacional contra tripulantes ingleses de un buque trasatlántico llamado Xarifa. Comenta que el Málaga Foot-ball Club venció por el abultado marcador de 8-4, “tanteo que significó para el once malagueño un gran motivo de júbilo y de esperanzas. Celebróse el hecho y se habló de dar nueva estructura a lo que todavía parecía incipiente.” El once malagueño de ese partido lo formaba Guille, García de Toledo, Behhard, Cañas, Antonio López, Castro, Salvador Arias, Rodríguez, Leonardo Campuzano, España Heredia y Manuel Arias. González Mart no cita ni fuentes ni fecha para poder consultarse en prensa si existen crónicas del encuentro, pero no debió ser mucho tiempo después de los partidos anteriormente referidos, ya que el propio cronista asegura que “siguieron en la brecha, con alternativas más o menos dilatadas, los constituyentes del Málaga F. C. celebraron partidos amistosos en las ocasiones propicias, sin desalentarse ante el cúmulo de dificultades que surgían a cada nueva pretensión de avance. Duró este primer Málaga F. C. aproximadamente un año”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here