Alí Babá y los 40 ladrones… pero qué grande es el fútbol

La opinión de Antonio Jesús Merchán tras la victoria del Málaga ante el Alcorcón

1
947
Merchán opinión fútbol Málaga
AJ Merchán durante un programa de Radio Marca
 
El viernes la afición malaguista que no sea habitual de Radio Marca Málaga, MARCA o esta web, volvió a ser sobresaltada por la noticia de la investigación policial en torno a varios ex altos cargos del club, su hasta hace poco máximo mandatario, relativa a una compra venta de acciones de la entidad malacitana.
 
 
Lo expliqué hace casi cuatro años y medio, aunque como siempre clamaba en el desierto. Ya dije que era ilegal comprar las acciones embargadas a un ex presidente con dinero del Málaga CF, y dárselas después a Al Thani para que mantuviese una mayoría accionarial respecto a Jamal Satli Iglesias en la sociedad de gestión del club por si perdía, como así ha sido, el juicio posterior con Blue Bay.
 
 
Denuncié también que la operación traería cola y que, por desgracia para él, Roberto Cano pagaría las consecuencias de tamaña barbaridad. Mala suerte para Roberto, presuntamente empujado por Manolo Novo y Joaquín Jofre, a realizar la compra con nocturnidad y alevosía, al ser la persona que tenía la firma digital necesaria para poder hacerlo en la Agencia Tributaria con los poderes correspondientes al filo de la una de la madrugada.
 
 
Durante las próximas semanas saldrán más protagonistas de cuestiones farragosas, con presuntos fraudes, etcétera, que implican presuntamente a personas como Moayed Shatat, por ejemplo. Algunos medios de esta podrida ciudad en clave periodística descubren ahora, y encima se jactan de ello, noticias y desfalcos en torno al Málaga CF, que aquí el excelente equipo de redacción que me honró en dirigir lleva denunciando años.
 
 
Pero tiempo habrá de seguir hablando de Alí Baba y los cuarenta ladrones, como defino yo al ex máximo mandatario del club costasoleño, y a muchos de los altos cargos, jurídicos, asesores, directores deportivos o cargos intermedios que han pasado por la entidad malacitana y que son tan culpables o más que el propio Jeque de las narices.
 
 
Sin embargo el fútbol volvió a La Rosaleda y amigos míos, ¡qué grande es el fútbol!. Al golazo de Cristian, qué volea se inventó, unimos una defensa extraordinaria y un centro del campo excelso en el repliegue y bien colocado para la disposición ofensiva.
 
 
Ramón de nuevo ofreció un recital de colocación, visión de juego e inteligencia para este deporte. Benkhemassa hizo perder los nervios a Boateng. Caye Quintana convirtió en un balón de fútbol todo lo que le enviaron. Orlando Sá peleó como un jabato todo lo que rondó por su parcela futbolística. Escassi está ya en general con mando en plaza. Y así podría seguir con Matos, lateral inconmensurable ayer, y el resto del equipo.
 
 
Pero sobre todo con Sergio Pellicer, aislar a este vestuario de la situación institucional del Málaga CF y plantear cada partido como si nada estuviese pasando es un don solo reservado a unos pocos. Aunque insisto, es pronto todavía para pensar en otra cosa que no sea la permanencia, seguimos en nuestra particular pretemporada. Tres bolos de verano y seis puntos en la Liga Smartbank, no está mal para ir preparándonos.
 
 
¡Memoria, Compromiso y Fe!, sobre todo ésto último.
 

1 COMENTARIO

  1. Yo fui uno de los que pensó que tenías una inquina personal contra el jeque,hace unos años.Me equivoqué, estaba ciego y creía en el jeque.Desde aquí te pido mis más sinceras disculpas,llevabas toda la razón,Antonio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí