El software del avión prolongó la fiesta blanquiazul en Logroño

0
311
Merchán Radio Marca
AJ Merchán durante un programa de Radio Marca

Tres triunfos y un empate para que el Málaga CF consiga lo que yo he dado en denominar “la permanencia metafórica matemática virtual”. Un vocablo no muy ortodoxo y contradictorio en sí mismo lingüísticamente hablado, César Suárez dixit, pero que suena bien al oído y aún mejor al corazón de miles de malaguistas.

A estas alturas de la temporada hay que reconocer el buen trabajo de Sergio Pellicer y su equipo que, con pocos medios económicos y tras una crisis de resultados, ha logrado rehacerse para encarar el objetivo de la temporada con cierta holgura y comodidad. Los blanquiazules ya han dejado atrás esa carita de Numancia que se le estaba poniendo hace mes y medio, para afrontar la recta final del curso soñando incluso con algo más.

En Las Gaunas pudieron y merecieron golear al cuadro riojano. Ganaron con suficiencia merced a otro gol de Rahmani, pero sobre todo dieron muestras de una gran colocación sobre el terreno de juego y de ser uno de los equipos más en forma de la Liga. Si hubiese habido un arbitraje justo igual el resultado habría sido de escándalo, aunque está visto que de un tiempo a esta parte el estamento arbitral la tiene tomada con los costasoleños.

Ahora, con la cabeza fría y el corazón caliente, es el momento de soñar. Con la prudencia que debemos tener en estas situaciones ya se puede asegurar, sin miedo a equivocarnos, que los malaguistas pueden incluso pelear por los play-off de ascenso. Sonaba a herejía cuando alguien se atrevía a decirlo en otros momentos del campeonato, aunque ahora parece una posibilidad real. Los tres puntos frente al Logroñes dejan el camino expedito y con licencia para soñar.

Memoria, Compromiso y Fe, sobre todo esto último.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here