El UMA Antequera completa su portería con el fichaje de Chispi

Un nuevo jugador se une a la formación verde y, con él, refuerza uno de los puestos más determinantes a la hora de luchar por buenos resultados en el 40x20

0
81

El BeSoccer CD UMA Antequera fortalece su plantilla con la llegada de José Antonio Guillamón Alcaraz, conocido deportivamente como “Chispi”, una vez cerrado un acuerdo de cesión por una temporada con Jimbee Cartagena FS.

La portería, por tanto, queda bien protegida con dos guardametas de alto nivel que se van a retroalimentar para colocar el cerrojo más sólido. Ambos dominan a la perfección el juego de pies, un requisito básico en los planteamientos del técnico José Antonio Borrego “Tete”, y son muy ágiles bajo palos. Conejo y el cartagenero forman, desde ya, una dupla de garantías con la que afrontar la exigencia de jugar en la máxima categoría a lo largo de la campaña 2022/2023.

Chispi (21/01/1998 – 24 años) dice adiós al club de su lugar de origen en busca de acumular minutos de calidad con los que poder crecer todavía más. La pasada campaña jugó frente al Aspil-Jumpers Ribera Navarra y al Córdoba Patrimonio de la Humanidad. No desaprovechó estas oportunidades y su rendimiento fue extraordinario. Demostró estar capacitado para recibir el encargo de proteger el marco durante cualquier partido. Compartió demarcación con Chemi, internacional con la selección absoluta, y con el capitán del cuadro rojiblanco, Raúl Jerez. Una experiencia a la que le puede sacar partido en la cancha, en este nuevo reto profesional, ya que potenció su formación en una de las canteras más importantes del panorama nacional, la de ElPozo Murcia.

La elección de unirse a la escuadra universitaria la tuvo clara y, más aún, al recibir el empujón definitivo de uno de sus grandes amigos con el que va a volver a compartir vestuario. “Gran parte de la culpa la tiene Cobarro, que me ha hablado muy bien y que este es un equipo muy familiar. Eso ha sido determinante para venir aquí”. Por otro lado, Chispi elige el momento más especial que vivió en Cartagena. “Me quedo con el debut en Primera División y el poder defender los colores del equipo de mi tierra, algo muy grande para un cartagenero. Me he quedado con la espinita de haber podido competir más. Lo que he podido jugar, lo he disfrutado como un niño pequeño, porque era mi ilusión desde que estoy jugando al fútbol sala desde hace muchos años”.

La competencia interna, por un puesto en el quinteto inicial, hace mejorar a los jugadores y ofrecer su rendimiento más alto para tratar de recibir la recompensa de disputar minutos en la élite. “Puedo aportar constancia y competitividad a Conejo. Entre los dos podemos levantar la portería y hacerla un poco más grande. Creo que tengo buen juego de pies, también el saque y el uno contra uno”. El nuevo guardameta del cuadro antequerano tiene claro por lo que se lucha, pero sin ponerse ningún límite. “El equipo nunca ha conseguido mantenerse en Primera después de ascender y ese debe ser el objetivo claro y, a partir de ahí, no dejar de soñar y pelear por todo e intentar quedarnos lo más arriba posible en la clasificación”, destaca Chispi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here