Un Ángel indomable

Recorrer 4.000 km para dar voz a la lucha contra el cáncer infantil y la ELA es posible

0
56

Las cosas que más merecen la pena en la vida son también las más difíciles, o eso suelen decir. Y el reto Voluntad Indomable es una de ellas. Recorrer 4.000 km alrededor de la Península Ibérica a trote y en bicicleta de carretera en 38 etapas tiene más mérito aún si es por una buena causa: dar visibilidad tanto a la Fundación Olivares en su lucha contra el cáncer infantil como a Saca la lengua a la ELA. Esta es la historia de Ángel Marín. O mejor dicho, un Ángel indomable.

No todo lo que reluce es oro, puesto que más allá del mano a mano con el combate mental, Ángel Marín se fracturó el codo el pasado 10 de octubre. Pese a ello, rendirse no era una opción: «Llevas tanto tiempo a ese ritmo que también tienes despistes, te confías un poco y te puedes dar con los dientes en el suelo, como me pasó a mí casi. Estábamos en la etapa 36 y me quedaban 200 km. Lo íbamos a hacer y no íbamos a parar pasara lo que pasara«, comentó el protagonista a Radio MARCA Málaga.

¿El gran reto de Voluntad Indomable? Lanzar un mensaje de concienciación social. Al habla Ángel Marín: «Al principio dices «voy a recaudar dinero», pero cualquier político puede mover más dinero. Era más de concienciación. Para que vea la gente que está en tus manos cambiar. El reto Voluntad Indomable es una persona normal, sencilla y de calle que le echa ganas para que esto tenga solución. Para que muchas enfermedades, que no tienen investigación, la puedan tener». Y no se lo pensó dos veces al pensar dos valores que definan esta historia: «El coraje y el corazón».

Otro de los «órganos vitales» que le han ayudado a Ángel Marín está en la cabeza y es el aspecto mental, mucho más importante que incluso el físico: «La fuerza mental, sin ninguna duda. Siempre tienes que tener una preparación física, porque así tiras menos de la mente. Cuando llevas cuatro, cinco etapas ya es prácticamente todo mente. Tienes que tirar de corazón, ganas y sentimientos por lo que te mueve la gente«.

Y este es el mensaje que lanza el protagonista a todas esas personas que luchan sin cesar por su vida: «No están solos, la base es el cariño y una sonrisa en la cara es súper importante. Que no paren de luchar, porque vida hay una y por qué vamos a luchar más importante que nuestra vida». «¿Eres indomable, Ángel?» «Desde luego. Siempre lo he sido desde pequeño y ya creo que está complicado domarme».

Para más información consulta www.voluntad-indomable.es. Esta es la historia de un Ángel indomable:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here