Este sí es el Unicaja: exhibición de Jaime en Badalona (77-90)

Suman los malagueños su primera victoria en el Top16

0
81
Joventut Unicaja 77-90

En los momentos más complicados es cuando suele aparecer la raza. Y de esa sabe mucho Jaime Fernández. Volvió el madrileño a gustarse y a exhibirse con un doble doble de 22 puntos y 10 asistencias. Su aportación, aunque estuvo bien acompañado, fue clave para que el diezmado Unicaja consiguiera su primera victoria en el Top16. Un triunfo que aplaza el pase a cuartos del Joventut, que se la deberá jugar ante el Nanterre 92.

Y eso que el inmaculado inicio de Ferrán Bassas parecía el preámbulo de lo bueno que tenía que llegar para los de Badalona y no llegó. Tocado por la varita de los dioses del basket, el base catalán sumó los primeros 14 puntos de su equipo. Completó un perfecto primer cuarto añadiendo otros tres más sin fallo. Imparable, él solito se bastó y se sobró para manejar a un Unicaja debilitado por sus muchas ausencias. No hay mal que por bien no venga. Oportunidad en los malagueños para los menos habituales. Caso de Guerrero, que anuló en esos primeros instantes a Ante Tomic. Mientras, Wacysnki mantenía la igualdad (21-21) con sus lanzamientos exteriores. 

No se encontraban cómodos los locales. Sufrieron además la lesión de Jackson en el aductor en el inicio del segundo cuarto. Los de Katsikaris defendían mejor y eso les permitió correr ante la pasividad rival para disfrutar de varias rentas de 5 puntos (29-34). La actitud y el aporte de los juniors Pablo Sánchez y Nzosa contrastaba con la de los pupilos de Carles Durán. El técnico se subía por las paredes del Olímpic. Devolvió a Bassas y a Tomic a pista. Con ellos enderezó la nave verdinegra para recuperar el mando antes de marcharse al descanso (41-40).

El paso por vestuarios sentó de maravilla a Jaime Fernández. Tomó las riendas y, siempre forzando un 2 para 2, encontró enormes prados vacíos hacia la canasta. Le costaba un mundo al Joventut anotar, incluso a Tomic bajo aros. Bassas perdió su toque mágico y erró sus dos primeros lanzamientos en el choque. Así que los malagueños, seleccionando bien sus ataques, volvieron a ponerse por delante (48-51).

El duelo no se terminaba de decantar para ningún lado. Si Brodziansky y Morgan despertaban de su letargo, la respuesta inmediata llegaba de la muñeca de Bouteille y Waczynski. Una técnica a Durán facilitó las cosas a los andaluces, que llegaron al último cuarto cinco arriba (60-65).

Los nervios, en ese momento, aparecieron en ambos conjuntos. Durante tres minutos el Unicaja no anotó, pero ese apagón no lo aprovecharon los anfitriones. Corría el reloj y la ventaja seguía sin menguar. Incluso Abromaitis, que ni había tirado hasta entonces, se contagió del buen momento de Jaime con dos triples consecutivos. Espectacular este con un doble doble con sus 22 puntos y 10 asistencias.

A 2 minutos del final, el 70-80 dejó sin capacidad de reacción a los badaloneses. Ya casi que comenzaron a pensar en su duelo del próximo martes ante el Nanterre 92. Les ganaron 95-90 en la primera vuelta. Esa es la ventaja que deben defender en Francia para alcanzar los cuartos de final. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here