El Unicaja, sufriendo, pero ganando al Estudiantes (90-92)

El conjunto malagueño gana 90-92 al Movistar Estudiantes

0
54
Brizuela Estudiantes Unicaja
Darío Brizuela Estudiantes-Unicaja || foto: acb Photo / J. Pelegrín

El Unicaja ha conseguido una sufrida victoria por 90-92 ante un combativo Estudiantes que tuvo hasta dos tiros en la última sesión para ganar o, al menos, llevar el partido a la prórroga. Pero los colegiales fallaron, lo que no hizo Wacysnki, y los de Casimiro sumaron un nuevo triunfo que les afianza en playoffs.

Se complicó todo desde el salto inicial, con un Estudiantes en los que Giedratis y Robertson, desde el perímetro, castigaban con la misma medicina que suele aplicar Unicaja a sus rivales. Los triples y las penetraciones hacían daño a los verdes, faltos de energía. El 17-7 del minuto 4 así lo confirmaba. Lejos de bajar el nivel con las rotaciones, la entrada de Gentile reforzó la ola anotadora para marcharse 29-18 en el electrónico.

Había que mejorar en defensa urgentemente. Y se aplicaron los cajistas. Tanto lo hicieron que encontraron además la forma de correr y de jugar abiertos para en un visto y no visto, en apenas cuatro minutos y medio, igualaron a 35. Alonso, Alberto y Brizuela fueron claves en este despertar. Pero el esfuerzo pagó factura y al descanso los colegiales se volvieron a marchar 51-42.

Se necesitaba algo más por parte de los de Los Guindos si querían seguir con su racha victoriosa. Y la defensa fue nuevamente clave. La exhuberancia ofensiva de Estudiantes se frenó en seco gracias a la intensidad rival. Unido a una mayor fluidez del caudal ofensivo, la remontada se hizo efectiva. A 3 minutos del final tercer cuarto, el Unicaja ya mandaba 56-57. Sólo Avramovic, dando muestras de su calidad ante sus ex, igualó las fuerzas a 63.

Todo por decidir en el último cuarto. Pero la tendencia ya había cambiado a favor de los de Casimiro y el inicio así lo demostró: 64-70 en sólo un minuto. A Gentile se le había acabado la magia, pero tampoco el Unicaja andaba sobrado. El juego iba a trompicones y el despertar del italiano volvió a dar esperanzas a los suyos. A tres minutos del final, 81-82, y Waczynski haciendo de las suyas.

Y cuando las acciones del alero polaco parecían sentenciar el triunfo, un triple de Alec Browm a 8 segundos del final abrió una mínima esperanza para los colegiales, 90-92, y más cuando una gran defensa le permitió recuperar el balón con 6 segundos por delante. En el último ataque, Gentile intentó el triple y Brown no pudo anotar en el palmeo. El triunfo, el trabajado triunfo, se fue a Málaga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here