La lógica se cumple en el Palau (79-55)

0
78
Unicaja Barça
Mekel en una acción del partido ante el Barça // acb.com

Unicaja dio la cara en el Palau ante el Barcelona hasta la transición del tercer al último cuarto. Los de Katsikaris se derrumbaron con un parcial de 16-1 que puso imposible el partido. El cuadro malagueño se asemejó por momentos al del partido de Copa, pero la calidad de coral del Barcelona fue más que suficiente para la victoria blaugrana.

Brandon Davies, autor de 15 puntos, fue el mejor azulgrana y el jugador que junto a Nikola Mirotic rompió el partido cuando el Unicaja se puso a un punto (51-50) a dos minutos del final del tercer cuarto y amagó con acabar con la racha triunfal azulgrana.

Sin embargo, en los doce minutos restantes, el equipo malagueño encajó 28 y solo sumó cinco puntos. Los azulgranas fueron una apisonadora insaciable en ambos lados de la pista ante un rival superado por su excelencia y lastrado por su irregularidad y la escasa aportación de alguno de sus hombres más determinantes.

El Barça comenzó igual que acabó el partido y maniató de inicio a un Unicaja especulativo que sumó cuatro puntos en cinco minutos. Los triples de Oriola y Abrines pusieron al Barça ocho arriba (12-4, min. 5).

Corría *Rolands Smitss para culminar con un mate un contragolpe y poner once puntos de diferencia (21-10, min. 10) mientras que el pobre porcentaje de acierto malagueño y su escasez de ideas le castigaba demasiado.

Un triple sobre la bocina de Alonso dejó el primer cuarto en 23-13 y enseñó el camino de la recuperación al Unicaja. Los triples de Alonso y Bouteille apretaron el marcador (29-25, min. 15) frente a un Barça que cometía demasiados errores en ataque.

Higgins y Davies salieron al rescate y un triple de Westermann devolvió los diez puntos de ventaja (40-30, min. 20). Jaime Fernández dejó el 40-32 al descanso con sus únicos dos puntos del primer tiempo.

Los malagueños elevaron su intensidad defensiva y afinaron la puntería desde la línea de tres puntos lo que ponerse a un punto (51-50, min. 28) tras dos tiros libres del polaco Adam Waczynski.

El Barça se atascó en ataque, el joven Nzosa se agrandó en ambos aros y el Unicaja se fue haciendo con el dominio del partido hasta que Davies y Mirotic aparecieron en pista y entre ambos le dieron aire a su equipo con un parcial de 9-1 que empezó a propulsar al Barça (60-51).

Los azulgranas siguieron apretando el acelerador cuando Davies, Mirotic y Kuric, la tripleta letal azulgrana, dejaron paso a los menos habituales, que no desaprovecharon la ocasión, tal y como gusta a Jasikevicius, para poner la máxima ventaja del partido con e 79-55 final ante el desconcierto de un Unicaja que frenó en seco su producción ofensiva en unos últimos diez minutos para olvidar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí