Martín Urbano, genio y figura del baloncesto malagueño

0
149
Merchán Radio Marca
AJ Merchán durante un programa de Radio Marca

Jamás cambió, siempre un paso por delante y teniendo en cuenta que la mejor defensa es un buen ataque. Discutimos, nos enzarzamos en más de una ocasión y al final, las más de las veces, había que darle la razón.

Como no dársela al Padre del Baloncesto Malagueño, JOSÉ MARÍA MARTÍN URBANO,
q.e.p.d., una eminencia de nuestro deporte
. No ha dejado de pensar en el baloncesto desde que otro grande como Paco Moreno, principal precursor del CB Caja de Ronda, lo llamase a su lado, y éste hiciese a su inseparable Romero, su mano derecha.

Juntos y con el fallecido Alfonso Queipo de Llano, madre mía que año más luctuoso para nuestro deporte en Málaga sí unimos a ambos el triste adiós a Javier Imbroda, crearon lo que fueron los cimientos y el desarrollo del actual Unicaja.

Si Queipo de Llano fue nuestro Saporta particular, no cabe duda de que José María ha sido nuestro Pedro Ferrándiz, en terminología entre clubes con el Real Madrid. Todo ello bajo la anuencia de Juan de la Rosa, cuando la caja era cercana a sus clientes y a las inquietudes del deporte malagueño antes de ser un banco.

Lo he contado alguna vez y por no extenderme en los tiempos que mi padre fue directivo del CB Málaga, por el año 1.984 más o menos, yo tenía en casa siempre un centenar de abonos del Caja de Ronda.

Así que viví intensamente la etapa brillante de Martín Urbano como entrenador y luego como cuasi Manager General  del club, como un aficionado más. En los tiempos donde sólo se llenaba el pabellón de Ciudad Jardín, hoy mal mantenido y peor gestionado, para ver al Real Madrid, al FC Barcelona y al Badalona.

Protagonista del ascenso a la División de Honor con los Diego GÓMEZ, Rafa POZO y cía. Extraordinario para evitar frente al Caja Madrid el descenso de categoría y sobre todo creando una cantera y un proyecto para el baloncesto malagueño y andaluz que ha llegado a nuestros días.

Me alegré mucho cuando pudimos hablar en directo meses atrás y pude elogiarle públicamente porque como ya he dicho fuimos férreos en nuestros planteamientos y entrevistas casi siempre, muy educadamente como es lógico, y hacia tiempo que no disfrutábamos de esos debates.

Su carácter era fuerte pero el de un hombre noble y convencido de sus opiniones. Buen cofrade y amigo de sus amigos se le va a echar mucho de menos en el denominado Club Gastronómico Amigos de Paco Rengel, otro gran periodista que se nos fue.

Paco Valverde y Jesús Burgos, que almorzaron con él horas antes del partido de ayer en el Carpena, no daban crédito a tan terrible noticia como es lógico.

El padre periodístico del baloncesto, mi buen amigo ANTONIO GUADAMURO, fue un gran defensor  de José María, pues juntos vieron crecer al baloncesto malacitano, y siempre me comentó que había que escucharle incluso cuando se enfadaba.

Es más, añadió: “cuando Martín Urbano se enfada es cuando sale su yo de verdad y la cátedra baloncestística que le define”.

Toda su vida ligado a su club y en la cancha de su equipo de toda la vida nos dijo ayer
¡Hasta siempre!. A su manera, no podía haberlo hecho de otra forma.

Te fuiste a las bravas y viendo ganar a tu equipo, el Unicaja, y en la que ha sido y será siempre tu casa, como un campeón, como un luchador, fiel a tus convicciones, como has sido toda tu vida.

¡Descansa en paz!, JOSÉ MARÍA, y disfruta de las maravillosas tertulias que vais a tener en vuestra tribuna celestial Guadamuro, Rengel, Queipo de Llano, Paterna y Javier Imbroda, serán cátedras de este deporte junto a San Pedro.

¡Memoria, Compromiso y Fe!, sobre todo esto último hoy más que nunca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here