Míchel se acuerda del Málaga para hablar de su dimisión en Pumas

El ex entrenador del Málaga relaciona lo sucedido en el club blanquiazul con su dimisión en Pumas

0
729
Míchel salida Pumas
Míchel ha hablado en exclusiva para Marca Claro || marca.com

Míchel dejó hace tres semanas su cargo de entrenador de Pumas, uno de los equipos históricos de México, y ha analizado ahora su salida. Su situación particular, con la pandemia, y la deportiva y económica, con el club en crisis, le hizo dimitir.

Ahora, en una entrevista exclusiva en Marca Claro, ha hablado sobre las razones para marcharse. Y lo ha comparado, en cuanto a la parte de la entidad, con lo que le pasó en el Málaga. «Han sido una suma de circunstancias. La primera y principal es personal. Junto a la situación que estamos viviendo en este momento, hacía que el motivo por el que fui a Pumas no se pudiera desarrollar de la manera que inicialmente acordamos con el club. La situación económica global, del fútbol y del club en particular nos obligaba a reducir el presupuesto. Es una situación parecida a lo que viví en Málaga. No creo que tenga sentido que el salario del cuerpo técnico se convierta en un porcentaje tan importante del presupuesto global. Por eso diferí sin dudarlo todo mi salario durante el tiempo que estuviera esta situación. Yo no fui allá por dinero, fui a otra cosa«, ha explicado.

En ese sentido, después de ir a lo que él consideraba un proyecto ganador, no ha visto nada claro que se pueda seguir en esa línea. Y la experiencia en La Rosaleda la tiene demasiado fresca en la memoria. «En Málaga no medí los riesgos de perder jugadores importantes del año anterior.  Convertimos una situación de éxito en un desastre y pagué las consecuencias perdiendo mi puesto. Desaparecieron 7 titulares de un final de temporada magnifico, pero me despidieron a mí. No quería repetir ese error», ha contado Míchel para analizar su salida de Pumas.

Volvería a entrenar en México

A pesar de su salida antes de tiempo, Míchel no se arrepiente de su paso como técnico por México -ya estuvo en el Celaya como jugador-. «Ha sido una experiencia muy positiva. Me dejaron construir, me dieron valor y respeto. Cuando uno llega a un club como Pumas sabe de la exigencia y de la presión, sabiendo que devolverles a los títulos es una labor compleja por la sensible tensión económica que sufre el fútbol en general y el club en particular, esto es un gran hándicap para ganar, pero no para competir. Éramos mejor equipo en cada fecha que pasaba. En la relación con mis jugadores, ellos siempre fueron disciplinados, competitivos y obedientes para aprender. La despedida fue muy emotiva e importante para mí, nunca tuve tanto reconocimiento público y personal como la que me hicieron saber a través de mensajes personales del grupo que entrenamos: los que estaban, los que se habían ido, los que jugaban todo y aquellos que participaban menos o nada por decisiones técnicas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here