Locura y justicia divina (2-2)

Ramón marca el gol de su vida para evitar la tercera derrota consecutiva del Málaga en La Rosaleda

1
1444
Ramón celebra con el cuerpo técnico el gol del empate ante el Sporting de Gijón
Ramón celebra con el cuerpo técnico el gol del empate ante el Sporting de Gijón // Marilú Báez

Por duelos como este te acabas enamorando de este deporte. Penaltis, chicharros de película galardonada y el VAR como protagonista de lujo -y acertando-. Lo que era el lado malo del fútbol para el Málaga se convirtió en locura y justicia divina. Los de José Alberto consiguieron el empate frente al Sporting (2-2) casi sobre la bocina gracias al obús de Ramón Enríquez. Un punto que vale su peso en fortuna por dos motivos: los asturianos siguen por detrás en la clasificación y se frenó de algún modo la mala racha en La Rosaleda.

El mal de ojo se instauró en el campo blanquiazul entre el pecado de la juventud de Kevin y el surrealista a la par que fantástico golazo psicológico de Kravets en los compases previos al descanso. El ’37’ no lo querría hacer, pero pisó a José Luis Rodríguez en su área, un contacto claro con el que Sagués Oscoz se dirigió a la pantalla del VAR para señalar los primeros once metros y Djuka los aprovechó a la perfección para poner el 0-1 en el marcador.

Primeros, porque los boquerones se metieron en la batalla gracias a otra decisión correcta del videoarbitraje -este sí funciona-, que indicó el punto fatídico. Y allí se dirigió Brandon Thomas, quien dio una clase magistral de como chutar la pena máxima engañando al cancerbero. Con el mazazo mental del descanso, el míster no tardó en agitar el banquillo y provocar el debut blanquiazul del recién llegado Aleix Febas.

Al ser los dos máximos realizadores boquerones, tanto el ‘9’ como Paulino se llevaron el ataque a sus espaldas. Un centro que nadie remató en el segundo palo, el cabezazo por alto de la portería y, sobre todo, el regalo de Juan Berrocal por lo que pasó en verano con el que el balear no supo definir ante Diego Mariño, quien no demostró un solo ápice de inseguridad bajo palos.

Pero qué sería de la vida sin su ración de epicidad. Van a tener que cambiar la portería izquierda del templo por recibir tantas situaciones de gol. Sekou Gassama, Jozabed -baja para el Ibiza junto a Escassi por amarillas-, Álvaro Vadillo… y el acierto del míster desde el banquillo con los cambios -incluso metió a Haitam por Ramón tras la obra de arte del empate para buscar la victoria- fueron semillas que florecieron en la locura y justicia divina final que regalaron Málaga y Sporting en Martiricos. Esto ya es otra cosa.

FICHA TÉCNICA:

MÁLAGA CF (José Alberto): Dani Martín; Víctor Gómez, Juande (Aleix Febas, 46′), Pey, Javi Jiménez; Alberto Escassi (C), Ramón (Haitam, 88′); Paulino, Brandon Thomas (Álvaro Vadillo, 73′), Kevin (Jozabed, 60′); Roberto (Sekou Gassama, 60′)

REAL SPORTING (David Gallego): Diego Mariño (C); Milovanov, Babin, Juan Berrocal, Kravets; Pedro Díaz (Nacho Méndez, 46′), José Gragera; Aitor García (Gaspar Campos, 16′), Fran Villalba (Rivera, 79′), José Luis Rodríguez (García, 90+3′); Djuka

GOLES: 0-1 (Djuka (P), 15′); 1-1 (Brandon Thomas (P), 30′); 1-2 (Kravets, 41′); 2-2 (Ramón, 86′)

ÁRBITRO PRINCIPAL: Sagués Oscoz, del comité vasco

1 Comentario

  1. Cinco minutos más y nos hubiéramos llevado el partido. Al final se juntaron los buenos jugones. Lástima del gol fallado por Brandon delante del portero. Le sobra coraje y lucha y le falta definición, lo fácil lo falla. Al menos mete penaltis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here