El administrador judicial cumple tres meses en el cargo

0
57
El administrador junto al alcalde en el palco
El administrador junto al alcalde en el palco / Marilú Báez

El administrador judicial cumple tres meses desde su primera gran decisión, el despido de Richard Shaheen. La salida del estadounidense fue una declaración de intenciones de la revolución que se venía y se viene en Martiticos. José María Muñoz comenzó fuerte para luego tomar el tiempo necesario en estudiar el club y sus graves problemas de gestión. Fue un periodo de cierta tranquilidad en el que también se tomó una medida necesaria e inmediata, la venta de Antoñín al Granada. Una decisión que le costó su primer hachazo en Twitter por parte de Al-Thani que le pidió explicaciones públicamente en su tono habitual.

En ese periplo de estudio de las cuentas, el administrador quiso dar continuidad a un proyecto que había nacido de pie. El de Pellicer en el banquillo de La Rosaleda y Manolo Gaspar en la dirección deportiva del club. De esta manera, José María daba también tranquilidad a una plantilla que había visto incrédula la salida de Víctor Sánchez del Amo en enero. Tras varias semanas se anunció que el desfase salarial de los malaguistas era de unos 15 millones de euros. Una cantidad que es la principal losa para los boquerones de cara al curso 20-21.

Con todo eso sobre la mesa estalló la crisis del coronavirus. Los clubes del fútbol español comenzaron a acogerse a los ERTE’s mientras en el Málaga no había noticias. El administrador buscaba el mejor momento para anunciar un ERE en el club costasoleño. Un ERE anunciado esta semana y que se llevará por delante a 50 empleados. El administrador judicial cumple tres meses en el cargo y todavía tiene mucho trabajo por delante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here