El Málaga de Robinson Crusoe

4
1172
Josemi, Manolo Gaspar, Capote y José María Muñoz visualizan un entrenamiento del Málaga CF en Estepona | Marilú Báez
Josemi, Manolo Gaspar, Capote y José María Muñoz visualizan un entrenamiento del Málaga CF en Estepona | Marilú Báez

Casi un modo de supervivencia. El reto particular para todos y cada uno de los principales responsables de la actual situación de la entidad de Martiricos es sobrevivir. El Málaga de Robinson Crusoe, aquel personaje de Daniel Defoe que tuvo que vivió como un naufrago casi 30 años en una isla desierta cercana a la desembocadura del Orinoco.

En este sentido, no se reproduce la trama propia de una novela de aventura como el mencionado libro. El Málaga vive más bien una etapa cercana al esperpento o a la tragedia griega. Un «que pase el temporal y aguantar como sea hasta el final«. A modo de un sálvese quien pueda. El Málaga vive uno de sus momentos más duros desde la refundación. Ni con 18 fichas ni con el ERE estuvo tan en el alambre deportivo como ahora. Las cuentas estaban famélicas, la entidad tiritaba, pero la afición remaba a favor y la pelota entraba.

Los resultados no llegan, las decisiones de hondo calado no se producen y la afición comienza a desesperarse. Un dejar pasar el tiempo, como principal aliado o verdugo. Se pidió un reseteo en verano, se vendió una expectativa en el primer día de verano y ahora la grada exige movimientos internos. Ceses y cambios en la cúpula del club. A día de hoy José María no ‘ficha’ al director general. El tema estaba resuelto, pero aun no lo ha incorporado al club.

Además, La Rosaleda puso en el foco de la diana a Manolo Gaspar. No va a abandonar el barco, termina su contrato el 30 de junio y tampoco tiene sentido a 9 días del cierre de mercado buscar un cambio en esa parcela. Manolo reconoció que este año había crecido en lo personal y que la crisis «está sacando cosas que no pensaba que tenía, estoy más fuerte que nunca«. En un gesto de sálvese quien pueda, puso el foco a los jugadores. «Ahora la presión está en el campo y les toca a hablar ellos. No dudo de que van a darle la vuelta«, reconoció al respecto.

Pepe Mel también trata de sobrevivir en la isla de Martiricos. Una supervivencia sin demasiado víveres porque acumula pocos puntos a favor. No puede afrontar su futuro de la manera más cálida. Al contrario. Su imagen en sala de prensa hablaba por sí sola. Impotente, desbordado triste y sin capacidad de convencer a los aficionados. ¿Qué quieres que te diga? fue una de sus frases más repetidas. «Yo mientras pueda seguir trabajando por sacar al Málaga de esta situación, lo voy a intentar. Otra cosa es que el club decida otra cosa«, comentó.

4 Comentarios

  1. Yo veo un Málaga con extremos puros (Lago, Appiáh,Cristian) pero que sigue jugando como si no los tuviera. Alguien le puede explicar a Mel como se juega por banda?.

  2. Y sino dimite nadie, leed lo que deja entrever Mel…» Yo mientras pueda seguir trabajando…» O sea, deseando que lo larguen para no tener que dimitir él.
    Que humillación para todos los malaguistas y para esta cuidad.

  3. Ninguno tiene vergüenzatorera y dimitir? Ni Manolo (está claro que no), ni Mel… Mira que me parecía el entrenador idoneo, pero ha sido un errorayúsculo. Traerle, aguantarle hasta decir esto.

    Lo malo es… Y ahora quien? Antes de traer a Mel tenía claro que tenía que ser Cervera. Ahora, un entrenador que conozca lacategoría, que sepa unir las piezas… Complicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here