Se acabó lo que se daba

6
1252
Primera debacle en casa en la temporada // MCF

Sin pena ni gloria, así fue el juego del Málaga CF durante el encuentro. Dos zarpazos aislados de Guruzeta dieron los goles que llevaron a ir perdiendo al club blanquiazul al descanso por 0-2. Ni las ganas ni el empuje de la afición pudieron llevar al equipo a sacar un mísero punto en La Rosaleda tras el gol en propia puerta del conjunto vasco. Se acabó lo que se daba, y llegó la primera derrota del club de Martiricos en casa.

El encuentro arrancaba con sorpresas en el once, con la inclusión de Jairo y Cufré desde el inicio. Un esquema diferente al de los últimos encuentros también salía a relucir, y es que atrás quedaba el 4-4-2 para dar paso a un 4-2-3-1. Paulino de enganche y Sekou de referencia única fueron las soluciones que dio José Alberto López. Los primeros minutos fueron de nivel, con un Sekou que hacía su trabajo sin problemas, pero llegó el primer tortazo. Un balón aislado hacia Guruzeta -en el que Peybernes se quedaba clavado habilitando el tanto- asestaba la primera puñalada.

La pasividad de la defensa malaguista abruma. Ya se demostró en Burgos, y de nuevo volvían los fantasmas. Hubo atisbo de reacción antes del segundo tanto vasco, pero el VAR denegaba un penalti sobre Sekou por un fuera de juego previo. Así, de nuevo Guruzeta clavaba el segundo clavo en el ataúd blanquiazul al borde del termino de la primera mitad.

El encuentro arrancó en la segunda mitad con un guion similar al que terminó la primera. El dicho de vísteme despacio que tengo prisa es el más aplicable a esta situación. No supo gestionar la presión y los nervios el equipo de José Alberto López, y todo eran carreras y balones sin sentido. Una vez más, Kevin puso la magia y el desequilibrio, pero no fue suficiente. Él solo tiró del carro, aunque con unos buenos minutos también del canterano Dani Lorenzo.

La debacle terminó de cerrarse con la expulsión de Genaro en el minuto 77′. De ahí en adelante, los cambios a la desesperada y la fe antes que el juego protagonizaron el encuentro. Una mínima recompensa llegó con el gol en propia puerta del conjunto vasco por parte de Luengo, pero sin tiempo para reaccionar.

Se acabó lo que se daba, y las manos se van vacías por primera vez en lo que va de temporada en La Rosaleda. Dos derrotas consecutivas que machacan la imagen del equipo tras la apoteosis vivida en Burgos. Semana de reflexión antes de viajar a casa de uno de los cocos: el Eibar.

6 Comentarios

  1. De verdad este entrenador no es un becario. En prácticas, la criatura no da más de si.. Se cree que el Málaga es una pandilla de colegas suyos.. El portero como siempre…..protegiendo su palo en los dos goles y los centrales rápidos y atentos…. Su planteamiento de inicio una genialidad….

  2. Siempre he pensado que había más equipo que entrenador, hoy he confirmado que no hay ni entrenador ni equipo. Estaremos al final alrededor del puesto décimo, y diremos que no jugamos la promoción por mala suerte, por injusticia, por… Y el entrenador habrá cubierto otro año y todos estarán contento porque han llevado un plato de lentejas a casa. De pena y vergüenza.

  3. Señores tenemos que estar contentos. Demasiados puntos tenemos para lo pésimamente mal que jugamos. Pero la suerte no va a durar siempre…

  4. Visto lo visto en estos dos partidos, quedar décimo sería un premio, ojo que nos podemos llevar un susto, estoy con el comentario anterior, ni entrenador ni equipo, todo un horrror

  5. Mismo partido de siempre, pero esta vez la suerte no nos sonrió.
    Nunca hemos jugado a nada, y era imposible ganar siempre por empuje

  6. De acuerdo con Darío. Lo llevo diciendo desde hace 2 meses. No generamos juego como para llegar al área contraria y finalizar jugadas con remates a portería. Hemos marcado en jugadas aisladas,de penalti o de corner porque sonó la flauta. No tenemos efectividad y fallamos lo más grande. Así no vamos a ningún sitio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here