Final cruel para el Costa del Sol Málaga

Las Panteras rozaron la remontada, pero un tanto de Alba Spugnini, a falta de diez segundos, da la EHF European Cup a Rocasa Gran Canaria (29-25)

0
152
Final cruel para el Costa del Sol Málaga.

Gigante Costa del Sol Málaga, que hizo historia congregando a 7.183 espectadores en el Martín Carpena. Una jornada inolvidable que supone la mejor entrada de un partido de balonmano femenino en España siempre. Se impuso por 29-25 al Rocasa Gran Canaria, la misma diferencia que las canarias habían tenido en la ida. Pero pesó un tanteo mayor y el título fue para las isleñas, que suman su tercer trofeo continental. Plata agridulce para las panteras, que vivieron un ambiente único pero le faltó ponerle la guinda a una tarde que queda escrita en los anales del deporte malagueño. 

Con un pabellón encendido salía el Costa del Sol Málaga en tromba, en unos minutos de juego sensacional. Con Sole López e Isa Medeiros abría los primeros huecos y pronto alcanzaba la renta deseada (8-3). Había fluidez en ataque y tenía que pedir tiempo muerto Robert Cuesta en el minuto 12. No se detenían las panteras, aunque las canarias se agarraban con uñas y dientes en un momento muy complicado. Resistían y la renta no se iba por encima de los seis goles. No aprovechaba para hacer sangre el equipo malagueño, que volaba sobre la pista azul del Carpena. Al descanso, 16-11 para las panteras, que tenían que rematar. 

Isa Medeiros anotaba desde el extremo con contundencia, aunque no servía para estirar más (21-16). No aprovechaban las de Suso Gallardo un par de balas para irse por encima de los seis goles. Sacó el colmillo el Rocasa Gran Canaria, que ajustó y aprovechó las dudas malagueñas. Del 21-16 se pasaba al 22-21, en un escenario de partido completamente opuesto. Le tocaba remar a las panteras, que empujadas por un Carpena espectacular volvieron a abrir la tijera. Cogió el encuentro por la pechera Silvia Arderius, que tomó protagonismo y levantó a las malagueñas. La central metía dos penaltis claros. 

El título estaba en detalles, en una posesión. La que metió Alba Spugnini, que puso el 29-25. Con 10 segundos por delante Suso Gallardo sacó la pizarra y preparó una jugada que terminó saliendo. El lanzamiento de Talita Alves lo sacó Silvia Navarro para proclamar campeonas de la EHF European Cup al Rocasa Gran Canaria. Plata para el Costa del Sol Málaga, que hizo historia en el Carpena. Faltó la guinda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here