El Unicaja arrasa al Szombathely y pasa de ronda en la BCL

0
39

El Unicaja no descansó en festivo. Sobresaliente partido europeo de los malagueños que pasaron por encima del Szombathely (88-65). Alberto Díaz lideró la victoria del cuadro cajista, que sin despeinarse ya está en el Round of 16 de la BCL. Los cajistas disfrutaron sobre la pista y la valoración final del partido, fue la prueba de ello. No fue un buen día en triples, pero los de Ibon Navarro no necesitaron de ellos para pasar por encima del cuadro húngaro. 

El choque duró igualado los primero tres minutos. Fue el tiempo que necesitó el equipo de Ibon Navarro para despegarse en el electrónico. Tyson Carter y Alberto Díaz lideraron un parcial de 7-0 que dio al Unicaja una ventaja que ya nunca estaría en peligro. Benke y Barac eran los encargados de que hubiese partido por parte del conjunto húngaro. El partido fue cómodo para los malagueños, porque la intensidad cajista se hizo notar desde el principio. Djedovic y Will Thomas pusieron el broche a un primer tramo de partido en el que no hubo color. El Unicaja pasó un buen rato en pista y el Carpena disfrutó de una primera parte muy seria. El juego defensivo cajista rozaba el sobresaliente, (22-14).

El cuadro de Los Guindos sacó el martillo pilón a pasear. Djedovic firmó un triple y un 2+1 que empezó a ser mortal de necesidad para el rival. Perl y Por se repartían los puntos para el cuadro visitante. El Unicaja imponía su ley en los dos aros. Ejim y Kameron Taylor seguían castigando cada pasillo que dejaba el Szombathely. No había opción a que el partido se pudiese escapar. Osetkowski remató el cuarto a su gusto. Primero con un contraataque a pase de Alberto Díaz, luego con un triples y posteriormente con los tiros libres. La distancia al descanso era fiel reflejo del claro dominio que se veía sobre el parqué, (45-27).

El Unicaja se dio un respiro tras la vuelta de los vestuarios. Lo pagó caro en ese momento el equipo de Ibon Navarro. Un parcial de 0-10 para los húngaros despertó sospechas de que el choque se podía complicar. Perl, Tiby y Pongo fueron los anotadores del Szombathely. Ibon Navarro puso el freno. Tiempo muerto y vuelta a empezar. Las consignas del vitoriano fueron entendidas a la perfección. En los siguientes cinco minutos solo hubo 5 puntos del rival. Empezó el trabajo Kravish en la pintura y lo terminó Alberto Díaz, partido soberbio del malagueño, en el exterior. El Unicaja se iba por encima de 20 al último tramo del choque, (62-41).

Los malagueños terminaron la fiesta de la Basketball Champions League con tranquilidad. Los triples, que no entraron, no fueron necesarios. Alberto Díaz y compañía se gustaban por dentro. Yankuba Sima y Kameron Taylor seguían percutiendo el aro rival. La renta cajista ya no bajaba de los 20 puntos. Por mucho que el cuadro húngaro quiso maquillar el marcador, el partido solo tuvo un dueño. El 103-41 de valoración era la prueba clara del paseo militar del conjunto del Carpena ante su público. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí