El Unicaja sienta cátedra en Manresa y se mete en las semifinales de la ACB

0
86
Foto: J. Alberch

El Unicaja se metió en semifinales por la vía rápida, (63-86). Exhibición de poderío y músculo del equipo malagueño en el Nou Congost. Tras una primera parte muy reñida, el Unicaja sacó el rodillo para pasar por encima de un BAXI Manresa cuyo poco acierto en el triple le fue dejando atrás en el partido. Otro partido coral de los de Ibon Navarro, muy seguros en defensa durante los 40 minutos. Los de Los Guindos no necesitaron de la mejor versión de Osetkowski. i. 

El choque arrancó con el BAXI Manresa queriendo ser importante. Dos jugadas calcadas de Geben daban ventaja a los locales. Rápidamente respondieron los malagueños se rehacían por medio de Ejim y Barreiro para tomar la iniciativa (4-5), gran triple del gallego. El partido sufría el clásico intercambio de golpes de cualquier inicio. Ninguno de los dos conjuntos rompían la balanza. (11-11). Un parcial 5-0 impulsaba a los locales, aunque la entrada de Carter y Taylor reactivaban al Unicaja, aunque dos triples de Williams disparaban la ventaja local al término del primer cuarto (28-20). BAXI Manresa comenzaba avisando como en Málaga.

El segundo acto fue para las defensas. Una de las especialidades del cuadro de la Costa del Sol. La entrada a pista de Will Thomas acercaba a los de Ibon Navarro, que tenían en la dupla Kravish-Taylor a los faros anotadores para reducir distancias (32-31). Los malagueños no bajaron el nivel y lograron ponerse por delante desde la larga distancia con varios triples consecutivos de Tyler Kalinoski, que fue un dolor de cabeza para la defensa catalana. Con todo esto, el Unicaja volteaba el resultado al descanso (36-40).

El tercer cuarto fue decisivo para la eliminatoria. El Unicaja sacó el rodillo y pasó por encima del BAXI Manresa. Un parcial 2-11 rematado por Kravish daba una nueva máxima a los visitantes, que ahogaban en defensa al BAXI Manresa. Los de Pedro Martínez se obcecaron con los triples y eso les llevó a una caída en barrena. La irrupción en pista de Alberto Díaz disparó a los suyos en el luminoso en un Nou Congost que cada vez veía más difícil poder forzar el tercer y definitivo partido de la serie. Finalmente, los malagueños acabaron el cuarto 47-65 para dejar el choque prácticamente visto para sentencia.

El último cuarto fue un pequeño paseo para los de Ibon Navarro. Buen trabajo defensivo y sin pisar el acelerador ante un BAXI Manresa peleón y lleno de orgullo que levantó a su gente de los asientos con su casta. Pese a los intentos de rebajar la diferencia por parte del BAXI Manresa, cogía el testigo en ataque Djedovic para impulsar aún más al equipo hasta los veinticinco de diferencia. El partido se cerró por 63 a 86. Se gustó Tyson Carter, con nueve asistencias, y Sima con sus siete rebotes. Semana de tranquilidad para un Unicaja que ya mira a Valencia o Murcia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí