Segunda sentencia en el caso de los ‘ERE’ de Andalucía

0
29

La segunda condena a Fernández -ocho años de cárcel que suma a los siete de la primera pieza juzgada- y a Márquez -cuatro años de prisión a añadir a los ocho años que le impuso la Audiencia en 2009- anticipa, y ése es el auténtico problema para el PSOE-A, un auténtico calvario judicial, puesto que ésta es la primera de las aproximadamente 200 ayudas concedidas por los gobiernos socialistas de Chaves y Griñán que aún están pendientes de ser enjuiciadas y que irán cayendo en los próximos meses y años. 

La sentencia de Acyco marca el camino del resto de las piezas en las que la juez María Núñez Bolaños dividió la macrocausa en 2015 y el fallo, muy duro, augura un rosario de condenas en un horizonte temporal muy largo. Por si fuera poco, la resolución se ha conocido en año de elecciones y sólo un día antes de que el PSOE dé comienzo a la precampaña electoral para intentar reconquistar su feudo andaluz con un mitin por todo lo alto este sábado en el que Pedro Sánchez lanzará la candidatura de Juan Espadas a la Presidencia de la Junta.

Únicamente en 2022 están ya señalados otros tres juicios de otras tantas piezas separadas del caso de los ERE. En marzo se celebrará la vista oral por las ayudas a un grupo de empresas del sector del corcho vinculadas a Ángel Rodríguez de la Borbolla (hermano del ex presidente de la Junta socialista José Rodríguez de la Borbolla) y ese mismo mes está previsto el juicio por las ayudas a Novomag Manufactureras Metálicas, mientras que en noviembre está fijado el de la pieza correspondiente a la panificadora Picos Yeye.

Ferraz designó el año pasado al ex alcalde de Sevilla no solamente para disputarle el liderazgo del partido a Susana Díaz, sino también para abordar la renovación y pasar página, o esa era la idea, a la gigantesca mancha de corrupción con la que se asocia a los gobiernos socialistas en Andalucía en su última etapa tras la condena, hace tres años, a Chaves y Griñán en el primer juicio de los ERE, la denominada pieza política. Pero esta segunda sentencia, y sobre todo las que tienen que venir, supone un varapalo a esa estrategia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here