De los Santos: «Nadie daba una peseta por mí y Peiró me puso en el once»

3
93
Foto de familia tras la presentación del libro en el banquillo Joaquín Peiro de La Rosaleda / Foto: Málaga CF

Este lunes 29 de enero, se presentó el libro «PeiróUn mito de la Liga, del Calcio y de los banquillos«, escrito por el auto Juan Carlos Casas. Coincidiendo con el que habría sido el día de su 88 cumpleaños, este lunes se presentó este nuevo libro que contó con la presencia de grandes leyendas malaguistas del presente y del pasado. Sánchez Broto, Mikel Roteta, Gerardo, Bravo, Juanito, Basti, Iznata, Koke Contreras, Movilla, Añón y también estuvo Gonzalo de los Santos. Precisamente, el exjugador uruguayo del Málaga CF entre los años 1998 y 2001, ha pasado por los micrófonos de Radio MARCA Málaga para hablar sobre el libro y recordar uno de los mejores Málaga CF, el de Joaquín Peiró. Un vestuario lleno de anécdotas como la que cuenta el uruguayo: «Nadie daba una peseta por mí y Peiró me puso en el once«.

Acto de la presentación del libro. “Fue muy emocionante, muy emotivo. Vino su familia en el día de su cumpleaños número 88 y se aprovechó para el lanzamiento de su libro. Seguimos compartiendo grupo de WhatsApp con los compañeros de la época y ya estamos preparando la comida de verano”. 

Vivencias. “Las anécdotas forman parte de este homenaje. Cada vez que nos juntamos lo pasamos muy bien y recordamos momentos muy lindos en el césped y en el vestuario. Éramos un grupo con una gran cercanía familiar. Peiró fue nuestro guía espiritual. Una persona con un temple tranquilo que supo guiarnos y explotó lo mejor de cada uno de nosotros”. 

Peiró entrenador. “Son números espectaculares que no todos pueden tener. Yo siempre lo he descrito como un entrenador pragmático y sencillo que delegaba mucho en su cuerpo técnico. Los hacía partícipes a todos y eso era muy importante. Era un entrenador básico que con una palabra o frase ya sabías si estaba molesto o no. Nunca regañaba grupalmente, siempre nos llamaba aparte. Los entrenamientos eran muy tácticos, teníamos las ideas muy claras de cómo afrontar el partido siguiente desde principios de semana. Ya llegábamos al campo bien preparados. Era clave la libertad que cada en el campo a cada jugador. El equipo estaba atado al rendimiento de cada futbolista y no a un esquema. Nos sacó el máximo valor personal, futbolístico y patrimonial. Siempre le tuve un cariño especial”. 

El apoyo de Peiró y su llegada a Málaga: “Fue uno de los partícipes para que llegase a Málaga. Me apoyó en mis lesiones más importantes. En el primer partido contra el Espanyol, nadie daba una peseta por mí y cuando suena mi nombre en el once se montó revuelo porque mi rendimiento no era el esperado. Me llamó Peiró y me dijo que esa iba a ser mi temporada. Me lo dijo en el primer partido de liga después de un Málaga que llevaba mucho sin estar en Primera. A partir de ahí se empiezan a dar mis buenos rendimientos y poco a poco la gente y el míster confiaban en mí. Empecé a ser titular con regularidad. Esos pitos se convirtieron en aplausos. Me reconocieron con varios premios individuales”

El mítico Málaga CF de Peiró. “La primera temporada en Primera el equipo era: Contreras, Rojas, Valcarce, Fernando Sanz, Bravo, De Los Santos, Movilla, Rufete, Edgar, Catanha Silva y teníamos un gran banquillo del que podías tirar para que el rendimiento no decayera. Nos faltó algo de último pase y verticalidad. Mi desgaste era mayor, jugábamos con un rombo en medio y teníamos la figura del enganche que está desapareciendo del fútbol. Teníamos un equipazo que jugaba igual en La Rosaleda o en el Bernabéu”. 

Situación actual del club. “La esperanza es lo último que se pierde. Trato de ser positivo a pesar del panorama tan irregular. Confío en un Sergio Pellicer que tiene experiencia en la categoría y estoy convencido de que en marzo se va a ver lo mejor del Málaga. Después se verá si estamos para el ascenso directo o el playoff. Soy un acérrimo defensor de los datos y el ojo humano. Un futbolista tiene que ser elegido por ambas cosas. Tengo mucha fe y esperanza de que el Málaga vuelva dónde se merece”.

El acto de presentación del libro contó con una mesa conducida por Francisco Cecilio donde estuvieron el autor del libro, Juan Carlos Casas; Lorenzo Rico, exjugador de balonmano y yerno de Joaquín Peiró; el periodista Alfredo Relaño y el exjugador malaguista José María Movilla. Un acto al que también acudió el administrador judicial, Jose María Muñoz; el consejero de Relaciones Institucionales del Málaga CF, Francisco Martín Aguilar; el consejero, José Antonio Ruiz Guerra; y el entrenador del equipo malaguista, Sergio Pellicer. La familia de Joaquín Peiró también estuvo representado por su viuda Mari Carmen, sus hijos Natalia y Joaquín y su nieto Roberto.

El mítico entrenador malaguista logró ascender de Segunda a Primera División. Dirigió al equipo en 152 partidos en Primera División, 15 de Copa del Rey, 10 encuentros de la Copa de la UEFA y 6 de la Intertoto. Cinco temporadas al frente del Málaga CF cargada de grandes recuerdos para toda la parroquia blanquiazul.

3 COMENTARIOS

  1. Que equipazo hicieron entre el Sr. Puche y el Sr. Bertrán, con cuerpo técnico malagueño también. Como se echa de menos el amor por lo nuestro…hasta el Málaga B en segunda y, ahora, ahora bolsillos llenos en los despachos…eso si, gente muy honrada, grandes estrategas financieros y «políticamente correctos», que bien suena la frase de moda, pero en tercera. Muerde er rollo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí