«Nadie sabe qué les dijo Pellicer…»

10
331

Casi 28.000 malaguistas llevaron al club de sus amores al éxtasis deportivo en una segunda mitad seria y casi perfecta de los de Sergio Pellicer, frente a un Celta Fortuna cuya apuesta futbolística da gusto verla sobre el terreno de juego. Sin embargo, la bisoñéz de los vigueses es inversamente proporcional al fútbol que desarrollan y su falta de oficio les costó el partido de vuelta en el estadio de La Rosaleda. Así que tras un recibimiento al autobús del equipo como no se recuerda en los aledaños de Martiricos por parte de la afición blanquiazul, los futbolistas malacitanos pudieron comprobar que dentro del templo la presión para los vigueses iba a ser aún peor. Pero como ocurrió en otras ocasiones el escenario superó a los locales y los gallegos se adelantaron en el marcador sembrando la inquietud y las dudas en la grada pese a que el jugador “número 12” no dejó de animar a los andaluces en todo momento.

Nadie sabe qué les dijo Pellicer a sus jugadores en el vestuario, pero en la reanudación del encuentro el conjunto de la capital de la Costa del Sol no se pareció en nada al del primer tiempo. Si en los primeros cuarenta y cinco minutos Alfonso Herrero mantuvo con vida en el encuentro a los blanquiazules con una parada antológica tras un remate del goleador Alfón, la incorporación de Kevin en ataque y de Einar Galilea en defensa fueron demoledoras para el filial vigués. Lo del trinitario fue un bálsamo para el equipo y la actuación de Einar, una cátedra futbolística a la altura del mejor Weligton de la época.

El paso adelante que dieron los malacitanos metió atrás a los vigueses y el continuo ir y venir en ataque así como los centros laterales terminaron por derribar la fortaleza defensiva visitante, mucho menos contundente y segura en el segundo periodo. Y entonces sí, de nuevo apareció el “pichichi” del equipo para poner su rúbrica a dos goles de delantero puro, de nueve oportunista que está donde hay que estar para llevar a su equipo a la final del play off por el ascenso.

Roberto llevó al éxtasis a la sufrida y apasionada afición malaguista que estalló en júbilo tras el segundo gol y celebró con los suyos lo que hace mes y medio parecía imposible. Algunas lágrimas de emoción se deslizaron por las mejillas de cientos de malaguistas y no sólo de los que van al estadio de La Rosaleda a animar y a ver los partidos. El “milagro” del ascenso está de nuevo en manos de estos futbolistas y de su entrenador y la “CONJURA DEL ASCENSO” en la que nuestra redacción de deportes se empeñó hace casi cuatro semanas y media sigue en pie y más cerca que nunca. El Málaga CF y el malaguismo están ahora más unidos que nunca y esa comunión no parece que vaya a romperse durante mucho tiempo.

Que el “diosito” del fútbol nos siga acompañando hasta el final de la temporada.

¡Memoria, Compromiso y Fe!, sobre todo esto último.

10 COMENTARIOS

  1. No se lo que les dijo,pero el meneo que nos dieron unos niños en la 1 parte es para hacérselo mirar por todos…Vamos Malaga

  2. Ayer Pellicer ganó el partido con los cambios , al Cesar lo que es del Cesar.
    Solos nos quedan 180 minutos para conseguir el objetivo… Ascender.

  3. Bien por Pellicer en la primera eliminatoria. Sigamos partido a partido y a ver que pasa al final.
    Creo que prefiero al Nastic. El Ceuta nos conoce demasiado bien y ya nos ha dado dolores de cabeza durante la temporada. Mejor probar con un equipo diferente, aunque la vuelta sea lejos de la Rosaleda. Hoy todavía quedan entradas a la venta para el Nastic-Ceuta, así que ni de lejos su afición es como la nuestra.
    Alerta máxima con Roberto, como vea amarilla en el próximo partido estamos muertos.

    • Efectivamente, Roberto se tendrá que andar con cuidado y que no le saquen tarjeta en el próximo partido.
      Seguro que lo sabrá y Pellicer y su equipo se lo advertiran, porque si hay dos jugadores que no pueden faltar son Alfonso Herrero y Roberto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí