Tiritas pa’ este corazón partío…

5
952

Han pasado ya más de veinticuatro horas del pase del Málaga CF a la final del playoff y media ciudad sigue flotando. El sábado 8 de junio, pase lo que pase ahora contra el Nástic en la siguiente ronda, es ya una fecha importante en la historia del club boquerón. Y también en la historia de todos y cada uno de esos corazones que latieron al mismo ritmo. El 2-1 al Celta Fortuna es una tirita pequeña, que viene a curar el alma de un par de generaciones malaguistas. No es el remiendo definitivo, pero es sanador y ayuda.

Ayuda que por una vez el fútbol sonría a un Málaga que en la primera parte nos hizo pensar a todos lo peor. Ayuda que después de mucho tiempo tengamos a un héroe de delantero, que a nuestro entrenador le salgan los cambios y que el rebote de un mal despeje sea el gol de la victoria en el minuto 88. Ya le tocaba al Málaga todo eso. El pase a la final es una tirita que sirve para curar parte del daño que ha recibido una afición, que cuando quiere, si no es la mejor del mundo poco le falta.

El Málaga nos quita años de vida, lo tengo claro. Pero en noches como la de este sábado también nos la da. A mí me han devuelto al menos dos y medio después del tanto de Roberto. Eso sí, como bien seguro que hemos dicho todos, el trabajo no está terminado. No hemos hecho nada. Queda lo mejor o lo peor, depende de como se quiera contar este final. Lo mejor es volver a vivir una cita histórica, lo peor, que será muy complicado y ante un gran rival. 

El choque contra el Celta Fortuna tiene muchos héroes. La parada de Alfonso Herrero que salva todo con el 0-1 en contra. La segunda parte de Galilea y su máster defensivo, bien apoyado por Juande. El disparo de Kevin nada más salir del descanso que activó a La Rosaleda. Y como no, los dos goles de Roberto, cuyo techo está lejos y del que me llena de orgullo poder decir que es canterano del Málaga. Roberto representa todo lo que yo quiero para mi club y mi ciudad. En fin, como escribió y cantó en su día Alejandro Sanz, tiritas pa’ este corazón partío. Eso es lo que necesita el Málaga y el malaguismo. Gracias, diosito del fútbol por devolvernos solo un poquito de lo que nos merecemos. Un trocito de mi alma se va a quedar para siempre en este 8 de junio. Gracias.

5 COMENTARIOS

  1. Gran artículo. Plasma lo que todo malaguista sintió el sábado. Personalmente, y, pienso que fueron todos, me dejé la garganta animando y celebrando los goles. La afonía que aún me dura, es un bendito «mal menor» para todo lo que ocurrió. Vamos a rematar la faena. Aupa Málaga.

  2. Juanje , enhorabuena 👏 por tu artículo, lleno de sensatez y malaguismo a parte iguales.
    Ahora toca completar la obra y que el día 22 de junio sea un día positivamente histórico y volvamos donde mínimamente nos corresponde. Los pies , por supuesto , en el suelo y pensar primero en el choque de La Rosaleda, que hay que llenarla para arropar y llevar en volandas a nuestro Málaga e ir a Tarragona tranquilos ( pero no confiados ) y certificar el ascenso.
    Por y para siempre…¡ Espíritu Bazán !

  3. Ojalá ascendemos y aún habrá gente metiéndose con Pellicer. Ascender con esta platilla tiene un mérito enorme, tanto para de jugadores como entrenador

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí