Einarbauer

4
121
Foto: Javier Díaz

El central vasco sentó cátedra ayer y dio una exhibición sobre cómo ser un buen central. Einarbauer.

Descanso en La Rosaleda. Pierde el Málaga 0-1 ofreciendo una imagen mala de fútbol y peor en lo emocional. Nervios, imprecisiones y errores propios de un equipo que se ve superado por la situación. Pese a ello, aún lo tiene en su mano para poder darle la vuelta en unos segundos 45 minutos que detemrinarían el futuro del club. Y así fue. Probablemente, el jugador que peor lo había pasado en la primera parte fue Nelson Monte. El luso no estuvo al nivel que ha ofrecido toda la temporada y fue superado en varias ocasiones por Pablo Durán, ariete del Celta Fortuna.

Para más INRI, vio una cartulina amarilla que le hizo sentirse aún más inseguro. Por ello, Sergio Pellicer decidió dar entrada a Einar Galilea al descanso, sumado también a la de Kevin Medina. Muchas veces se dice que los cambios pueden ganar un partido y este es el más vivo ejemplo. Kevin y Einar, Einar y Kevin. Sendos jugadores, cada uno en su parcela, ofrecieron una cara muy diferente a la anteriomente mostrada y le dieron la vuelta al partido.

Lo de Galilea en defensa fue un recital. Elevó a Juande a su mejor nivel y secó a Pablo Durán. Por arriba, por abajo, al corte, en salida de balón, a la espalda, en centros laterales… De hecho, la acción del segundo gol de Roberto empieza en un corte crucial suyo en un balón que dejaba al delantero celtitsta solo. El central vasco volvió a vestirse de corto tras más de dos meses sin hacerlo y mandó al traste la teoría de que todos los jugadores necesitan coger ritmo para jugar bien. Einar firmó su mejor partido con la casaca blanquiazul y ahora pone en un verdadero brete al técnico de Nules de cara a la alineación inicial en la final de los playoff.

No es nada fácil lo que hizo. Ya no solo por todo lo que ofreció a nivel deportivo sobre el verde, sino por el ejemplo que ha dado de superación. El ‘4’ confesaba hace unos días un mal momento personal que había atravesado hace unas semanas: “Voy a ser sincero. Estoy muy orgulloso de mí mismo. Todo el mundo quiere jugar y demostrar. Estoy ayudando al equipo en todo lo que puedo. Después de la lesión no me encontraba bien mentalmente. Hablé con Loren y con el míster y he superado el bache. Me encontraba muy a gusto antes de parar. Después de asimilarlo y aceptarlo le he dado la vuelta a la situación. Si el míster los considera oportuno estaré en el verde y si no lo haré fuera”, afirmaba.

Ayer también tomó el turno de palabra y no dudó en mostrar su emoción y alegría: “En lo personal ha sido un partido soñado. Me ha salido todo. Kevin ha dado mucho también al salir del banquillo. Hemos apretado bien en la presión. Es algo colectivo. Estoy contento, pero el equipo ha dado un salto de calidad en la segunda parte”.

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí