El Trops Málaga se conjura para meterse en la fase de ascenso a la Liga Asobal

0
147

El máximo representante de balonmano masculino de la ciudad, el Trops Málaga, ya ha regresado al trabajo, después de 15 días de asueto por la Navidad, y lo ha hecho conjurándose cara a las nueve batallas que le queda para terminar la primera fase. La primera será el sábado 15 de enero, en el ‘templo’ del balonmano español, el Quijote Arena, frente al Alarcos Ciudad Real, uno de los ‘cocos’ de la categoría. Porque, como dicen sus protagonistas, el objetivo del equipo malagueño no es otro que el de acabar el primer tramo liguero entre los cinco primeros, posición que le permitiría disputar la fase de ascenso a la Liga Asobal. 

Así lo asegura el técnico blanquiazul, Quino Soler, quien recuerda que el propósito del equipo, “de primera hora”, siempre ha sido “meternos en las posiciones de ascenso”, indica. “Sabemos que la Liga está muy igualada y va a ser un objetivo complicado de cumplir, pero vamos a trabajar para ello. Tenemos ilusión y vamos a poner todo de nuestra parte para que, al final, lo consigamos”, recalca Soler, quien se muestra “muy contento” con el rendimiento ofrecido hasta ahora por sus pupilos. En este sentido, el entrenador del Trops insiste en que es consciente de que el equipo “tiene muchas cosas que mejorar cara a la segunda fase”, insiste. “Los partidos que quedan son muy difíciles, ya que tenemos que jugar fuera con conjuntos de la zona alta, pero si queremos estar entre los cinco primeros, tenemos que ser fuertes en nuestro feudo y sacar puntos como visitantes”, subraya. “En el balance de lo que llevamos de temporada hay cosas buenas y cosas malas. Todavía tenemos dos partidos aplazados, que una vez que se jueguen, veremos la situación real, dado que nos igualaríamos al resto de equipos. Sabríamos cien por cien en qué momento nos encontramos y en qué situación estamos, pero, insisto, vamos a pelear por estar arriba; es nuestro objetivo”, afirma con rotundez.

El pivote malagueño Álvaro Armada, por su parte, también opina que el balance de lo que se lleva disputado hasta ahora “es positivo”, pero añade que el equipo se ha marchado de vacaciones de Navidad “con un poco de mal sabor de boca después de perder dos partidos importantes, ante Alicante y Puerto Sagunto, aunque también hay que tener en cuenta que hemos estado dos semanas sin competir por aplazamientos de encuentros y esto nos ha cortado el ritmo de competición”, se lamenta Armada. “Estábamos muy bien hasta entonces, pero los parones nos han pasado factura, además de las lesiones de varios compañeros. Aún así, confiamos en que, al regreso, volvamos a ser el equipo que hemos sido, caracterizado por su regularidad”, destaca el jugador con más años de pertenencia al club, ya que su trayectoria deportiva viene ligada a esta entidad desde sus raíces. 

No obstante, el pivote advierte que el mes de enero “va a ser muy duro” y recuerda que entre semanas “tendremos que jugar, además, dos partidos, los aplazados ante el el Barça B, en casa –26 de enero–, y Sarrià, en Girona –2 de febrero–, pero estamos ilusionados y tendremos que imponer un ritmo alto desde el principio, porque no podemos relajarnos, ya que esta Liga es muy igualada”, avisa Álvaro Armada, al tiempo que apunta que si el equipo “es capaz de recuperar esa regularidad de la que gozamos al principio y no tenemos bajas por lesiones o por el coronavirus, como nos ha pasado, creo que estaremos arriba e incluso podríamos pelear por la primera plaza, como ya hemos hecho”, manifiesta con entusiasmo. Eso sí, el jugador opina que el equipo tiene que ser “humilde” y “seguir trabajando, porque el grupo B de División de Honor Plata es muy complicado”. Y añade: “pese a las dificultades, si tuviera que apostar, diría que acabaremos entre los cinco primeros”, pronostica.

Por último, el portero Jorge Oliva cree que el cuadro malagueño “va a más” y se muestra “muy ilusionado y con muchas ganas” de que regrese la competición el próximo 15 de enero, “auque somos conscientes de que nadie nos va a regalar nada y todos los partidos los tenemos que jugar como si fueran una final”, manifiesta el veterano guardameta, sin duda, una de las piezas fundamentales del cuadro que entrena Quino Soler. “Yo confío en que acabemos la primera fase entre los cinco primeros. Estamos luchando para eso. Es factible”, admite. Sin embargo, Oliva, que ya ha lidiado en mil batallas, se muestra cauto y no quiere lanzar las campanas al vuelo, “porque  esto es deporte y pueden pasar muchas cosas”, aunque tiene una cosa clara: “vamos a pelear hasta el final para conseguirlo”, avisa. 

De lograrse este propósito, el Trops Málaga, un club joven y ambicioso, con solo cinco años de existencia con su actual denominación, daría un paso más en su tercera temporada en División de Honor Plata, la segunda categoría del balonmano nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here