El efecto Ejim

Algo cuestionado en sus primeras semanas en Málaga, actuaciones como la de ayer justifican su fichaje

0
137
Melvin Ejim y Rubén Vicente entrenan con el Unicaja | UNICAJABFOTOPRESS

«Tras el descanso fue otra cosa. Teníamos que ganarlo a base de meter 60 puntos. Ahí ha aparecido un jugador clave: Melvin Ejim, el mejor del partido con 0 puntos. Ha cambiado el nivel defensivo. Un plus», así ensalzaba Ibon Navarro el trabajo del canadiense tras batir al Gran Canaria. El parcial de 27-10 en el tercer cuarto, fabricado a partir de los mejores minutos defensivos, donde Ejim fue el eje, deja claro el porqué se decidió su vuelta a Málaga. Cuestionado en sus primeras semanas, necesitaba una actuación como la de ayer.

Un jugador que dará muchas victorias aunque no tenga que mirar a canasta. Inédito en la primera parte, fue el comodín que tenía preparado Ibon Navarro para atosigar a los canarios; también aprovechando un criterio arbitral en el tercer cuarto bien distinto al de los dos primeros. Ahí apareció el efecto Ejim. Casi nueve minutos donde desesperó el ataque en los de Lakovic, ese jugador que desprende derroche físico y contagia a sus compañeros. Los malagueños lo notaron en el otro lado de la pista, con Carter y Djedovic sobresalientes, completan el trío de héroes de la tarde.

Recordó en cierta medida al papel que tenía Carlos Suárez en los verdes; una referencia clara de lo que se quería en el club cuando cerró la plantilla 22/23, y un perfil del que se careció claramente en la última temporada. ¿Cuántos partidos perdió el Unicaja por no tener una pieza de sus características? Muchos. Habrá muchos días que desespere porque no es un virtuoso, pero es un jugador que va a dar muchísimo a la larga si se encuentra el rol, y sobre todo el momento indicado. Muy acertado por cierto Ibon Navarro en mencionarle tras el partido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here