Un bombardeo de tarjetas para el Málaga

1
598
LFP

El Málaga jugó con diez todo el partido en El Molinón. Una rigurosa roja sobre Escassi cambió por completo el partido en una tarde en la que Galech Apezteguía fue más protagonista de lo normal. El colegiado tuvo una doble vara de medir en la que el palo corto siempre fue para el Málaga. Los blanquiazules vieron una avalancha de cartulinas amarillas en algunas acciones en las que claramente se podía haber evitado. Los malaguistas también se quejaron de detalles como la prepotencia con la que el árbitro se dirigió a los jugadores en una tarde en la que el Málaga volvió a naufragar lejos de casa. 

Todo empezó en el minuto ocho. Escassi, tras un balón defendido de aquella manera, dejó botar una bola que acabó en expulsión para el malagueño. El mediocentro elevó demasiado el pie y Galech Apezteguía entendió que la falta de Escassi sobre Gragera era demasiado grave. Una roja que ni el VAR, con Ocón Arráiz a la cabeza, pensó en liberar. El partido cambió ahí a pesar de las protestas blanquiazules. En esa misma jugada ya amenazó con amonestar a varios jugadores malaguistas.

En el minuto 22, una jugada en la que Gragera fingió penalti, acabó con dos amarillas después de una pequeña trifulca sobre el césped. Luis Muñoz y Brandon Thomas veían la cartulina como castigo. Mientras que el que había fingido se iba de rositas. Juande la vería en el minuto 37 por una falta al borde del área y Jozabed al borde del descanso por un pequeño agarrón que luego no fue sancionado como tal en otros lances del juego. 

Galech Apezteguía también fue protagonista en el segundo tiempo. Gragera dio un codazo a Paulino y el mediocentro se fue con amarilla solo. Una acción que bien pudo haber sido agresión. Vería luego la amarilla Paulino en otra acción del choque ya desquiciado por el colegiado. El último en verla por parte del Málaga fue Sekou Gassama. El punta fue sancionado con amarilla por un salto en el que chocó con Marc Valiente. El balance con Galech Apezteguía fue de 16 faltas, seis amarillas y una roja. Un partido muy castigado para un Málaga que no jugó tan duro. 

1 Comentario

  1. Y aún así, se perdonó la tarjeta a Dani Martín por perder tiempo, se perdonó una tarjeta roja clarísima por agarrar por la cintura y derribar a un delantero del Sporting cuando se iba solo hacia la portería en la segunda parte.
    Hay que centrar la cabeza de Paulino, un jugador con muy buenas características físicas y mucha calidad, pero demasiado amante del teatro, se pone a exagerar y se olvida de jugar.
    Lo de Escassi es para tener una conversación seria con él. No toca balón en absoluto, hace una entrada aparatosa que no tiene ningún sentido ni por el momento ni por la zona del campo. Un sinsentido que merece una llamada de atención por parte del entrenador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here